Comedia | Escenas | Suspense | Terror

Escenas: “Scream 4” (2011)

Os dejo con el magnífico inicio de “Scream 4” de casi once minutos de duración en donde mediante un divertidísimo ejercicio de metalingüismo cinematográfico, Wes Craven nos presenta una escena que refleja a la perfección lo que se denomina cine dentro de cine con tres capas (dos de metaficción vía “Stab” para acabar con la historia que ocurre en la realidad) y que resulta de lo más generosa en cuanto a ketchup.

Dicha escena incluye puyitas a la saga “Saw” -estoy de acuerdo en que los personajes no se desarrollan de forma convincente a excepción de Jigsaw el cual sí posee un carisma especial- incluso existe un humor autoparódico marca de la casa (SPOILER el irrisorio asesino de las redes sociales, el diálogo sobre la saga “Stab” comparándola con “La dimensión desconocida” o la chica cabrona con un gusto cinéfilo pésimo que elimina de un plumazo a su charlatana -y con más sentido común- mejor amiga Anna Paquin FIN SPOILER).

Nada parece tomarse en serio en este prólogo de la saga de metaterror por excelencia. Su total falta de pretensiones unida a unos personajes voluntariamente deleznables que merecen morir y a su patente desvergüenza, la convierten en una de las escenas más logradas, divertidas y honestas del 2011, le pese a quien le pese.

Como viene siendo habitual, os la dejo en HD y en VOSE. ¡Espero que la disfrutéis como es debido!. Larga vida al slasher.

Xavi Darko

Hastiado de los klingons y trolls que proliferaban en mi escuela secundaria, acabé mudándome a Tatooine, un lugar libre de trekkies en donde a pesar de los cansinos Tusken, abundaba el buen tiempo, el mercadeo y las carreras de vainas. La paz y la tranquilidad reinaban hasta que un buen día quedaron quebrantadas por la irrupción de un tipo peculiar cuyo perfil se ajustaba al de los tifosi radicales del AC Milan. Se hacía llamar Darth Maul y entre hostia y hostia me rebeló que era mi padre. Como buen desertor sith, decidí migrar a un planeta verde y fértil llamado Endor del cual fui posteriormente desterrado debido al incendio masivo de cabañas de unos cada día más insoportables ewoks. Sin ganas de más mamoneo intergaláctico, decidí volver al mundo real y escribir sobre cine, tanto del que adoro como del que aborrezco. Cuando me jubile espero vivir en Hill Valley y escribir críticas positivas de las cintas de Uwe Boll.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.