Acción | Suspense | Terror

David R. Ellis dirigirá “Shark Night 3D”

Tras la estupenda “Destino Final 2” (2003), la marcianada “Serpientes en el avión” (2006) y su aceptable incursión en el 3D en la última parte de la franquícia mortífera titulada “The final destination” (2009), todo apunta a que el bueno de Richard R. Ellis repetirá con esta tecnología en “Shark Night 3D“, una cinta de tiburones con jovenzuelos de almuerzo.

Jesse Studenberg y Will Hayes han escrito el guión del film, el cual será rodado este mismo verano en Louisiana. Como productores de la película tenemos a Mike Fleiss, Chris Briggs y Lynette Howell, algunos de los cuales ya fueron responsables de entre otras “Hostel” (Eli Roth, 2005) o “La matanza de Texas” (Marcus Nispel, 2004).

Sabiendo como se las gasta David R. Ellis, la cosa promete y mucho, ya que pinta a película de terror acuática con altas dosis de hemoglobina, regustillo a serie B y con generosas dosis de humor negro, como no. Esperemos que salga algo más decente que la lamentable “Deep blue sea” (Renny Harlin, 1999), el último acercamiento cinematográfico al escuelo sino recuerdo mal. Y no solo el cinéfilo vive de tiburones asesinos, pues recordemos que este mismo verano se estrena en salas la versión en 3D de la mítica “Piraña” dirigida por Alexandre Aja, uno de los cineastas con más talento dentro del género de terror. Este verano, nos pondremos las gafas y el flotador.

Xavi Darko

Hastiado de los klingons y trolls que proliferaban en mi escuela secundaria, acabé mudándome a Tatooine, un lugar libre de trekkies en donde a pesar de los cansinos Tusken, abundaba el buen tiempo, el mercadeo y las carreras de vainas. La paz y la tranquilidad reinaban hasta que un buen día quedaron quebrantadas por la irrupción de un tipo peculiar cuyo perfil se ajustaba al de los tifosi radicales del AC Milan. Se hacía llamar Darth Maul y entre hostia y hostia me rebeló que era mi padre. Como buen desertor sith, decidí migrar a un planeta verde y fértil llamado Endor del cual fui posteriormente desterrado debido al incendio masivo de cabañas de unos cada día más insoportables ewoks. Sin ganas de más mamoneo intergaláctico, decidí volver al mundo real y escribir sobre cine, tanto del que adoro como del que aborrezco. Cuando me jubile espero vivir en Hill Valley y escribir críticas positivas de las cintas de Uwe Boll.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.