Acción | Artes Marciales | Ciencia Ficción | Retrotrailers

Retrotrailers: Jean-Claude Van Damme Pack (2)

En este segundo pack de retrotrailers (me ha sido imposible encontrarlos con mejor calidad) de grandes éxitos del cachas belga, incluimos “Blanco humano” (estupenda cinta de acción en clave de western que supuso el debut en Hollywood del gran John Woo), “Muerte súbita” (segunda colaboración con Peter Hyams que se erige como un rara avis dentro de la filmografía de Juan Claudio sobre todo por su personaje algo alejado de las habituales artes marciales), “Retroceder nunca, rendirse jamás” (donde encarna a un soviético de lo más cabrón), “Timecop” (junto a “Soldado universal”, su mejor film de ciencia-ficción), “Sin escape” (remake del western “Raíces profundas”), “Cyborg” (una cinta apocalíptica a lo “Mad max” tan absurda como divertida), “Desafío a la muerte” (en donde interpreta de forma bastante potable a un sucio y corrupto policía enganchado a la heroína), “Libertad para morir” (un actioner carcelario del que incluyo el trailer norteamericano y un desternillante teaser en español latino) y como colofón final “Street fighter: La última batalla” (todo un engendro radioactivo pocas veces igualado en el séptimo arte -tanto para los amantes del videojuego de Capcom como para los neófitos- pero que gracias a esa cutrez absoluta resulta ideal para una sesión de trash entre amigos. Mención especial a un mítico Raúl Julia como Mr. Bison).

No os voy a amenazar con una tercera parte de hornada de trailers de alto copete, pero no tentéis a la suerte, porque películas como “Double team” o “Al límite del riesgo” se han quedado en el banquillo.

Xavi Darko

Hastiado de los klingons y trolls que proliferaban en mi escuela secundaria, acabé mudándome a Tatooine, un lugar libre de trekkies en donde a pesar de los cansinos Tusken, abundaba el buen tiempo, el mercadeo y las carreras de vainas. La paz y la tranquilidad reinaban hasta que un buen día quedaron quebrantadas por la irrupción de un tipo peculiar cuyo perfil se ajustaba al de los tifosi radicales del AC Milan. Se hacía llamar Darth Maul y entre hostia y hostia me rebeló que era mi padre. Como buen desertor sith, decidí migrar a un planeta verde y fértil llamado Endor del cual fui posteriormente desterrado debido al incendio masivo de cabañas de unos cada día más insoportables ewoks. Sin ganas de más mamoneo intergaláctico, decidí volver al mundo real y escribir sobre cine, tanto del que adoro como del que aborrezco. Cuando me jubile espero vivir en Hill Valley y escribir críticas positivas de las cintas de Uwe Boll.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.