Acción Aventuras Escenas

Escenas: “En busca del arca perdida” (1981)

A día de hoy, “En busca del arca perdida” (1981) todavía sigue siendo el perfecto paradigma del buen cine de aventuras. Una cinta que bebe de los seriales de los años 30, y que combina como ninguna otra acción, aventuras, humor, fantásticos efectos especiales e interpretaciones la mar de majas. Y es que de la unión de Spielberg, Kasdan y Lucas salió uno de los personajes más míticos e iconográficos de la cultura cinematográfica de los últimos años.

El film se inicia con uno de los mejores prólogos que ha dado el cine. El logo de la Paramount se mimetiza con una montaña de una remota región de América del Sur. Allí asistimos a la presentación (dotada de mucha fisicidad) del personaje principal, primeramente apareciendo como un hombre siempre entre sombras, misterioso, masculino y duro. Indiana es presentado enseñando primero su principal arma (el látigo) para posteriormente salir de las sombras y mostrarse al público. La figura enigmática convertida en héroe de la trama. A la vez, poco a poco nos van describiendo el entorno y los personajes que rodean a Indiana sin dejar de lado generosas dosis de aventura, misterio y emoción.

Podríamos decir que este prólogo es un ejemplo sobre cómo presentar y definir a un personaje en apenas minutos, ya que las bases sobre las que se sustenta el resto de la película están descritas en estos primeros minutos. Desde la recuperación del héroe clásico masculino, el fatal desenlace para los traidores, los artilugios identificadores del personaje principal que refuerzan su condición heroica (sombrero, látigo y cazadora de cuero), sus puntos débiles que rompen la seguridad del héroe convirtiendo esa dureza en humanidad e indefensión (posteriormente nos describen su ofidiofobia -miedo a las serpientes-) hasta su particular rival, el arqueólogo Belloq (todo héroe tiene un villano), con quién mantendrá un intenso duelo a lo largo de todo el metraje.

Serpientes, trampas, rocas gigantes, bichos, reliquias, aventuras. ¿Qué más se puede pedir?.


12 Comentarios

12 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top