Acción | Adapt. cómic | Animación | Escenas

Escenas HD: “Big Hero 6” (2014)

En la metrópolis de San Fransokyo (cruce de San Francisco y Tokio), vive Hiro Hamada, quien aprende a sacar provecho de su capacidad gracias a su brillante hermano Tadashi y sus también brillantes amigos: la buscadora de adrenalina GoGo Tamago, el meticuloso de la limpieza Wasabi-No-Ginger, la genia de la química Honey Lemon y el fanático de los cómics Fred. Cuando tras un devastador giro de los acontecimientos, se ven envueltos en una peligrosa conspiración que tiene lugar en las calles de San Fransokyo, Hiro recurre a su amigo más íntimo: un robot llamado Baymax, y transforma al grupo en una banda de héroes de última tecnología decididos a resolver el misterio.

En el año 2014 Disney Animation Studios fusionó Marvel con ese lado entrañable que poseen las producciones Pixar (salvando las evidentes distancias) y obtuvo uno de sus cintas de animación no tradicional más lúcidas y entretenidas de los últimos años, con permiso de esa obra maestra llamada “Paperman”. Os dejo con una de las escenas más potentes del film a nivel emocional que demuestra lo bien que funciona la afectuosa relación entre Hiro y Baymax (un personaje que ante todo rellena ese hueco en el corazón del chico, devolviéndole su pasión por la ciencia). Contiene spoilers, avisados quedáis aquellos que todavía no habéis visto “Big Hero 6”. En HD y VOSE. Espero que la disfrutéis.

Xavi Darko

Hastiado de los klingons y trolls que proliferaban en mi escuela secundaria, acabé mudándome a Tatooine, un lugar libre de trekkies en donde a pesar de los cansinos Tusken, abundaba el buen tiempo, el mercadeo y las carreras de vainas. La paz y la tranquilidad reinaban hasta que un buen día quedaron quebrantadas por la irrupción de un tipo peculiar cuyo perfil se ajustaba al de los tifosi radicales del AC Milan. Se hacía llamar Darth Maul y entre hostia y hostia me rebeló que era mi padre. Como buen desertor sith, decidí migrar a un planeta verde y fértil llamado Endor del cual fui posteriormente desterrado debido al incendio masivo de cabañas de unos cada día más insoportables ewoks. Sin ganas de más mamoneo intergaláctico, decidí volver al mundo real y escribir sobre cine, tanto del que adoro como del que aborrezco. Cuando me jubile espero vivir en Hill Valley y escribir críticas positivas de las cintas de Uwe Boll.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.