Clásicos Drama Escenas

Escenas: “Umberto D” (1952)

umb_dOs adjunto una escena mítica de una de las cumbres del neorrealismo italiano: “Umberto D” de Vittorio De Sica. Nunca antes se había mostrado así el desconcierto de un anciano (espléndido Carlo Battisti) hacia un futuro incierto y a una vida sin sentido. Pocas veces un film ha reflejado de forma tan precisa la tremenda tristeza y soledad de un ser, sin sentimentalismo alguno.

Pero con esta escena final, De Sica abría una puerta a la esperanza y expresaba en imágenes que sí es posible sobrevivir, a pesar de las cuantiosas dificultades.

Dudaba entre adjuntar la escena final (que es por la que me he decantado) u otra escena no menos destacable en la que Umberto se propone ponerse a pedir liasmona en la calle, pero su orgullo personal y la vergüenza se lo impiden, usando finalmente a su perro Flicke para que se exponga por él, en una escena que expresa a la perfección la impotencia que sufre el protagonista ante tal extrema situación.

El final de “Umberto D” posee un inabarcable poderío visual, supone algo así como una segunda oportunidad para el anciano, una forma de regresar y ver la vida de otra manera: la optimista. Un personaje que refleja perfectamente la situación del país en la época y un final (lleno de optimismo y felicidad, con esos niños jugando a fútbol en el parque) que pretende ser positivo y a la vez tener cierta confianza por una Italia mejor tras la posguerra. Con ese final De Sica nos pretende decir que el progreso italiano tarde o temprano sería un hecho, y la posguerra quedaría definitivamente atrás.

Uno de los films más bellos e imprescindibles de De Sica. Os dejo con la escena:


2 Comentarios

2 comentarios

  1. sazmann

    29/11/2007 at 13:23

    Grandiosa y maravillosa peli de De Sica. Un placer recordarla.

  2. Xavi Darko

    30/11/2007 at 09:16

    jeje si, una pelis del neorrealismo que me gusta más. De Sica fue uno de los más grandes, aunque la última etapa de su carrera (tras “Matrimonio a la italiana”) fuera más irregular y menor en comparación con títulos como “El limpiabotas”, “Ladrón de bicicletas”, “Milagro en Milán” o la muy a reinvidicar “Estación termini” (en su director’s cut … lógicamente).

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top