Acción Criticas Suspense

Crítica: “Piraña 3D” (Alexandre Aja, 2010)

El film más honesto del 2010:

Después de una serie de temblores submarinos se liberan unos peces prehistóricos devora hombres en el Lago Victoria. Allí, un grupo de extraños deberá unir sus fuerzas para evitar ser la comida de esas ‘dulces’ criaturas. Una de esas personas (Elisabeth Shue) tendrá una única oportunidad para salvar el lago y a su familia de ser devorada. Ella tendrá que arriesgarlo todo para destruir a las pirañas por sí misma.

A riesgo de lapidación por parte de los más puristas, para un servidor “Piraña 3D” es un film de terror ejemplar. Autoconsciente en su propuesta (no es más que un divertimento gore) y tremendamente honesto con el espectador, ya que jamás pretende ser más de lo que realmente es. Además, el film supone una rareza dentro de la cartelera actual, ya que no deja de ser una serie B hiperbólica, tremendamente descarada y desenfadada, más propia de otras épocas.

Para quién todavía no conozca al realizador del film, el francés Alexandre Aja, decirle que ya tarda. Un cineasta que ya desde sus inicios con “Furia” prometía y mucho. Posteriormente nos regaló obras de tanta intensidad como “Alta tensión” (una de las cintas con mejor tratamiento del suspense de los últimos años), el excelente remake de “Las colinas tienen ojos” (que como en su anterior film, era toda una vuelta a los orígenes y a lo primario por parte de sus protagonistas) y la más que decente -por muchas críticas que haya recibido- “Reflejos“, un remake del film coreano “Into the mirror“, que como pasaba con la nueva versión del film de mutantes de Wes Craven, supera claramente a la original. Un director que sabe jugar estupendamente sus cartas, con una gran habilidad a la hora de rodar escenas de terror y que destaca por su contundencia y eficacia. Habitualmente en sus films, detrás de tanta bestialidad y ketchup, se suelen esconder críticas feroces, como por ejemplo al American way of life (caso de “Las colinas tienen ojos“) o en la propia “Piraña 3D“, toda una patada a ese mundo opulento y superficial. Por tanto, tras estos divertimentos gore o cintas de terror chungo, también se esconden mensajes en forma de puyitas.

Mr. Goodman (Christopher Lloyd) observa asombrado a esa extraña especie de piraña.

Volviendo al film que se comenta en estas líneas, decir que contiene dos partes bien diferenciadas. La primera mitad sería de “presentación” de los personajes. Los guionistas nos cuentan las desventuras de una panda de trogloditas salidos, en donde sólo hay cabida para la fiesta, el alcohol, las drogas y el sexo. Unos personajes a cuál más cenutrio, presentados a propósito de esa manera. Y esa primera mitad con esos personajes tan superficiales, voluntariamente estereotipados y sin apenas neuronas, sirve para que disfrutemos como enanos viendo la segunda mitad del film, que es cuando la marabunta de pirañas salvajes se dan un gran banquete lleno de ketchup y brutalidad. Quizás en la primera mitad haya momentos en que resulte algo tedioso (es una cinta con ritmo irregular, todo haya que decirlo) y es que reconozcámoslo, esa parte es un poco floja, pero todo sea para disfrutar de lo que por venir.

Porque otra cosa que cabe decir. El film es tremendamente violento, de cotas gore superiores si, pero siempre con un aire irónico unido a una mala leche tremenda. Siempre encontramos un tono macarra en la propuesta, por tanto queda de alguna manera suavizado. La cinta no es más que cine de terror super entretenido, divertido y honesto en donde el guión y la construcción de personajes importan bien poco. No faltan tampoco los homenajes, desde “Tiburón” de Steven Spielberg (a parte de las similitudes entre ambos pósters, Richard Dreyfuss lleva los mismos atuendos) pasando (como no) por la “Piraña” original de Joe Dante. Mientras en la cinta ochentera era el hombre el que había manipulado a las pirañas con objetivos militares creando monstruos, aquí es la propia naturaleza la que “despierta” a estos seres prehistóricos sedientos de Orlando.

Piraña 3D” tras mostrarnos todo un mundo de superficialidad (tíos salidos, pornstars, productores ambiciosos, opulencia), pasamos al verdadero y merecido castigo xD. Y es que el guión y las actuaciones invitan a esperar con ansias el final de todos esos neanderthales. Y Aja (y sus pirañas) se ceban con ellos desde todos los ángulos posibles. Desmembramientos, decapitaciones, cortes y un sinfín de burradas con tal de terminar con esta peña. Pero quizás uno de los momentos más freaks y sensacionales de la cinta es cuando SPOILER le cortan el miembro a un personaje y la piraña desde el fondo del mar, lo escupe al público.. en 3D xDD FIN SPOILER.

Deputy Fallon (Ving Rhames) haciéndose el héroe.

La cinta está repleta de escenas cojonudas como toda la secuencia de la caída del escenario que está sobre el agua, debido a la acumulación de gente en sus torres, el caos creado en la zona (tan bien retratado visualmente por Aja), el momento brutal de la lancha entre la gente y como no, ese maravilloso final que invita a una secuela si cabe más salvaje.

Con permiso de unos deliberadamente sobreactuados Christopher Lloyd, Ving Rhames y Eli Roth (este último pasado bastante de vueltas), quizás el personaje más logrado de toda esta locura cinematográfica sea Jerry O’Connell en su rol de insaciable e impresentable productor de cine porno. Una actuación exagerada y voluntariamente cómica (dentro del patetismo) que queda redondeada con su terrible y cachondo final (con escena memorable incluida).

Bikinis, yates, sol, playa y fiesta se convierten en caos, sangre, terror y muerte en un divertimento absoluto. Todo un mundillo de neanderthales repletos de superficialidad, vicio y caprichos se va al garete por una marabunta de pirañas hambrientas. Una buena serie B gore sin pretensiones y con mucha mala leche. A pesar del imperdonable y monumental retraso (la cinta se estrenó en USA el verano pasado) y cuando muchos ya nos temíamos otro caso de censura, al fin se estrena por estos lares. Ejemplar aquatic horror siempre autoconsciente de su target, que se erige como uno de los films más honestos y genuinos del 2010. No se la pierdan.


4 Comentarios

4 comentarios

  1. tarquin winot

    26/03/2011 at 10:58

    Ni “Mirrors” ni esta versión del film de Joe Dante me convencen. Creo que Aja debería recuperar el espléndido pulso de su segunda y tercera película, pero, reconozco que, al menos, en ésta no hay pretensión alguna, cosa que no puedo decir de “Mirrors”. Además aparece mi icono sexual de la adolescencia, la tremenda Elisabeth Sue y el gore es de lo mejor que se ha visto en los últimos años, por lo que divertirse, uno se divierte.

  2. Xavi Darko

    27/03/2011 at 02:41

    Hola tarquin,

    Es cierto que tanto “Alta tensión” como “Las colinas tienen ojos” están a otro nivel más superior que “Piraña 3D”, pero también considero que la naturaleza de los proyectos es diferente ya de raíz. Mientras las dos primeras ofrecen tour de force brutales con transformación de personajes incluida, aquí únicamente es un festín gore de diversión y digestión rápida. No engaña a nadie, es un film de una mala leche tremenda con mucha ironia y desenfado. Las actuaciones tremendamente sobreactuadas y exageradas, dan fe de ello. Y es que la peli no es que unas vacaciones en donde unos amiguetes se han reunido para pasarlo bien… y para hacerlo pasar bien XD. Si no se entra en su juego, entiendo que haya gente que le de un 0. Ellos se lo pierden!! jeje

    Saludos!!

  3. NaByDark

    07/07/2012 at 11:23

    Estoy completamente de acuerdo en toda la crítica y es que, como muy bien dices, ya se nota desde un principio que la película no pretende otra cosa más que el puro divertimento del espectador y eso se nota, con los personajes tan superficiales y sobreactuados y las escenas como la de las dos mujeres bailando como sirenas, que yo pensaba, “si que aguantan debajo del agua” Podría decirse de que se trata de una comedia gamberra con muchas tetas, Gore y humor negro.

  4. Xavi Darko

    08/07/2012 at 17:06

    Me reafirmo en lo que dije hace en su día: de lo mejorcito del 2010. Ojalá se hicieran más series B tan conseguidas y honestas con el espectador como ésta y no tantas superproducciones que se toman demasiado en serio y no conciben su mediocridad como vehículo para la diversión más disparatada.

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top