Aventuras | Drama | Escenas | Histórico

Escenas HD: “Braveheart” (1995)

En el siglo XIV, los escoceses viven oprimidos por los onerosos tributos y las injustas leyes impuestas por los ingleses. William Wallace es un joven escocés que regresa a su tierra después de muchos años de ausencia. Siendo un niño, toda su familia fue asesinada por los bastardos afines al reino, razón por la cual se fue a vivir lejos con su tío. Tras la brutal ejecución de su joven esposa, él sólo busca venganza y arrastra a su clan a luchar contra la tiranía del rey Eduardo I. Hambrientos y en inferior número, Wallace lidera a los patriotas escoceses organizando un ejército de guerreros sedientos de justicia con el fin de recuperar el espíritu que haría a Escocia libre para siempre.

Os dejo con el mítico final del film dirigido por Mel Gibson donde la épica y la emoción del cine alcanzan su cenit. Ese Wallace crucificado y apaleado que recuerda a otro revolucionario llamado Jesús (“La pasión de Cristo”) y que también lucha hasta las últimas consecuencias por sus ideales. Por un futuro. Porque las próximas generaciones tengan una oportunidad y sigan luchando por aquello que les pertenece.

Como siempre ocurre en la filmografía como director del genio australiano, la comunión entre imagen y sonido es simplemente perfecta. Ojalá el Hollywood actual confiara más en él y no predominara tanto su irregular vida privada, ya que pocos cineastas poseen el tremendo talento visual que le caracteriza. Espero que disfrutéis de la escena (en HD y VOSE).

Xavi Darko

Hastiado de los klingons y trolls que proliferaban en mi escuela secundaria, acabé mudándome a Tatooine, un lugar libre de trekkies en donde a pesar de los cansinos Tusken, abundaba el buen tiempo, el mercadeo y las carreras de vainas. La paz y la tranquilidad reinaban hasta que un buen día quedaron quebrantadas por la irrupción de un tipo peculiar cuyo perfil se ajustaba al de los tifosi radicales del AC Milan. Se hacía llamar Darth Maul y entre hostia y hostia me rebeló que era mi padre. Como buen desertor sith, decidí migrar a un planeta verde y fértil llamado Endor del cual fui posteriormente desterrado debido al incendio masivo de cabañas de unos cada día más insoportables ewoks. Sin ganas de más mamoneo intergaláctico, decidí volver al mundo real y escribir sobre cine, tanto del que adoro como del que aborrezco. Cuando me jubile espero vivir en Hill Valley y escribir críticas positivas de las cintas de Uwe Boll.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.