Acción Comedia Escenas

Escenas: “Airbag” (1996)

Tras las excelentes “Alas de mariposa” (1991) y “La madre muerta” (1993), dos de las propuestas más estimulantes del cine español de los últimos años, Juanma Bajo Ulloa cambió de tercio dejando el drama oscuro y sórdido para adentrarse en una comedia delirante y excesiva más cercana a las road movies americanas de despedidas de soltero.

Personalmente opino que esta “película de amiguetes” que no deja de ser “Airbag” (el guión corre a cargo de Cuervo, Elejalde y Ulloa), no está al nivel de sus anteriores obras, supongo que debido a ser un producto ciertamente irregular y combinando momentos y personajes hábiles y carismáticos con otros cuyo humor es demasiado trivial y facilón. Esa falta de equilibrio hace que el film se quede en algo simpático pero que podría haber llegado a ser mucho más, independientemente de su éxito de taquilla.

Empieza la escena y vemos el estadio de la Peineta en Madrid (aunque adornado con los colores del Depor y el emblema de la casa de los Villambrosa) sonando de fondo “el danubio azul” de Johann Strauss -música asociada para siempre con la masterpiece2001: Una odisea del espacio” (Stanley Kubrick, 1968)- con el objetivo de dar una trascendencia exagerada y para nada acorde al nivel de absurdidad que contemplaremos a lo largo de los minutos, creándose así un contrapunto gracioso y acertado.

Una reunión entre los portugueses y los de la troupe de Villambrosa (Paco Rabal) la cual es toda una oda a la estupidez y a lo absurdo, a lo ridículo de la situación, parodiando los encuentros entre mafiosos de poca monta, además de reunir las frases más míticas y recordadas de la cinta. El héroe de la función se llama Pazos, interpretado brillantemente por Manuel Manquiña (de lejos, el mejor de la cinta) un tipo experto en “conceptos” y en entablar conversaciones extensas sobre la nada más absoluta (ayudado por una chuleta claro). Personalmente, estos “diáogos de besugos” que tanto abundan en el film de Bajo Ulloa me recordaron a algunas líneas de los films de Tarantino con las típicas discusiones absurdas en momentos de supuesto suspense.

Por último, recomendar encarecidamente las ediciones especiales remasterizadas editadas por Avalon con 2 o 3 discos, libretos incluidos, BSO original (de sus dos primeras obras) y un acabado sensacional (packaging, menús, etc..).

El concepto es el concepto”. Magnífica escena e inolvidable Manquiña!.


6 Comentarios

6 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top