Acción Criticas Drama

Crítica: “Capitán Phillips” (Paul Greengrass, 2013)

cphillipsEl cuerno de la desesperación:

En el año 2009, en aguas internacionales cercanas a Somalia, el buque carguero “Maersk Alabama”, al mando del capitán de la marina mercante estadounidense, Richard Phillips (Tom Hanks), fue retenido por piratas somalíes, siendo el primer barco norteamericano secuestrado en doscientos años. Un emocionante thriller y un complejo retrato de los efectos que trae consigo la globalización. El film se centra en la relación que se establece entre el oficial al mando del Alabama y el jefe de la banda africana, Muse. Enfrentados entre ellos en un choque de fuerzas irreversible frente a las costas de Somalia, ambos hombres se hallarán a merced de fuerzas que escapan de su control.

Tras un breve prólogo perfectamente prescindible [1] que sirve para presentar al personaje de Tom Hanks, Paul Greengrass nos mete de lleno en la historia de un secuestro. Y, como en esa obra maestra llamada “United 93“, lo hace apostando por el docudrama y analizando la situación desde diferentes puntos de vista: tanto desde el carguero norteamericano Maersk Alabama como desde el grupo de piratas somalíes.

Seamos francos, la historia de “Capitán Phillips” no inventa nada, ha sido mil veces vista en el cine pero con otros protagonistas y diferentes latitudes. Lo interesante de esta propuesta ya no es sólo lo que cuenta (un secuestro), sino cómo lo cuenta. El vibrante ritmo que le imprime a la cinta el cineasta británico unido a unas colosales y descarnadas interpretaciones de Tom Hanks y Barkhad Abdi (Muse, el líder de los villanos) convierten a un producto que podría ser un thriller más, en una experiencia de lo más angustiante.

Para un servidor, la película tiene dos claras partes bien diferenciadas. Toda la primera hora en la que se nos narra el ataque somalí y el posterior secuestro en el buque de carga, y la segunda parte que va desde el momento en el que Hanks entra dentro del bote salvavidas acorazado hasta el desenlace final. Toda esa fase inicial es una auténtica obra maestra de planificación, brío cinematográfico, montaje y ritmo que recuerda los mejores tiempos de Greengrass en films como la saga Bourne o su maravillosa cinta sobre los atentados del 11 de Septiembre. Luego la cosa decae un poco, baja el ritmo de forma considerable y se vuelve algo reiterativa hasta desembocar en ese horroroso e innecesario epílogo para mayor lucimiento de Tom Hanks. Un final que rompe con el equilibrio emocional que había gozado el resto de la película y apuesta por una (moderada) manipulación gratuita, aunque hay que reconocer la excelente labor del actor estadounidense encarnando a un personaje cotidiano sí, pero no por ello exento de matices.

Los piratas somalís liderados por Muse, alcanzando el carguero.

Los piratas somalís liderados por Muse, alcanzando el carguero.

Aunque el prisma que adopta Greengrass esté cercano al documental, no se centra exclusivamente en los acontecimientos, sino que prioriza el retrato de los personajes con esa particular relación entre el capitán y el jefe de la banda. Tanto el miedo y el temor de los tripulantes del carguero como la desesperación de los piratas somalíes cuya cruda realidad les empuja a cometer este tipo de actos. Como ocurría en otras cintas del cineasta británico, se toma su tiempo a la hora de humanizar a los villanos y sacar a relucir sus miserias de los que habitan en el Cuerno de África. Y es que como responde el personaje de Muse a la duda del capitán Phillips (“Tiene que haber algo más que ser pescador y secuestrar a personas…”): “Quizás en América…”. Como anécdota decir que el tema musical del momento previo al rescate, que es justamente cuando explota el personaje de Tom Hanks, es el mismo que utilizaron en “United 93” concretamente en la escena en donde el avión descendía a toda velocidad mientras los pasajeros luchaban por sus vidas y su honor.

Un emocionante thriller que recoge el testigo del mejor Oliver Stone de antaño, dotado de un ritmo trepidante que agarra al espectador para no soltarlo durante sus 135 minutos, con unas actuaciones convincentes y que supone un complejo retrato de los efectos que trae consigo la globalización.

[1] Aunque también sirve para dejar constancia de cómo han cambiado los tiempos: mientras en la generación de Phillips, sin tanta formación, era exponencialmente más fácil (o al menos posible) conseguir un buen trabajo y ascender, en la de su hijo (aún con títulos y másters) hay que luchar una barbaridad para lograr algo mínimamente potable.


Título original: Captain Phillips.
Año: 2013.
Duración: 135 min.
País: USA.
Dirección: Paul Greengrass.
Guión: Billy Ray (Libro: Richard Phillips, Stephan Talty).
Música: Henry Jackman.
Fotografía: Barry Ackroyd.
Reparto: Tom Hanks, Barkhad Abdi, Mahat M. Ali, Barkhad Abdirahman y Faysal Ahmed.
Productora y distribuidora: Sony Pictures.
Trailer HD 1080p:


Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top