Adapt. cómic Cine de autor Drama

Escenas: “Ghost world” (2001)

gworld_1Enid y Rebecca, dos rebeldes adolescentes amigas desde hace años, no saben en qué invertir el tiempo ahora que ya han acabado los estudios de secundaria. Pese a sus tímidos esfuerzos por encontrar trabajo, a menudo acaban deambulando por las calles, escrutando el comportamiento de la gente que les rodea. Atraídas por los personajes excéntricos, suelen mirar los anuncios personales del periódico local. Enid llama al autor del anuncio más lamentable, un hombre solitario de cuarenta años, coleccionista de discos, y le invita a una cita a ciegas. Ambas acudirán al restaurante convenido para espiarle y saber cómo es su vida.

Para los adeptos al cómic freak, Daniel Clowes es lo más cercano a un dios. “Como un guante de seda forjado en hierro” (su cómic más onírico y surreal), “Pussey”, “Lloyd Llewellyn”, “David Boring”, “Wilson”, “Caricatura” o “El rayo mortal” son algunas de las obras que han encumbrado a este genial autor -capaz de crear un universo de lo más personal- como uno de los grandes dentro del sector. Pero sin lugar a dudas su trabajo más famoso a nivel popular sigue siendo “Ghost World”. Una obra dividida en ocho capítulos (“Mundo fantasmal”, “Mercadillo casero”, “Día punk”, “La primera vez”, “Hubba hubba”, “La losa de Norman”, “Una sonrisa y un lazo” y “Octubre”) que nos narra las peripecias de dos inadaptadas sociales que, sin quererlo, acabarán alcanzando la madurez. Sus dificultades a la hora de integrarse son debidas a su constatable inteligencia, su negación a la hora de abandonar su particular status freak (de rebajarse) y a la alta conciencia crítica que tienen de la realidad. Con un enfoque minimalista, Clowes construye un retrato acerca del hastío y el vacío existencial del hombre actual, a la vez que refleja el fin de la adolescencia desenmascarando el patetismo de unos seres que se alimentan de los supuestos defectos ajenos.

El film de Terry Zwigoff es una auténtica joya, fiel y respetuosa con el cómic de Clowes hasta el punto que el autor estadounidense es coautor del guión. Mantiene la esencia del original, el tono minimalista (la melancólica música de David Kitay le va como anillo al dedo) y posee unas actuaciones tremendamente atinadas de Thora Birch, Scarlett Johansson y sobre todo Steve Buscemi. Dentro del film hay dos escenas que especialmente me gustan: La primera sería la que os adjunto a continuación en donde Zwigoff nos adentra de lleno en el universo freak de estos dos espectros ambulantes con el tema “Jaan Pehchan Ho” del muy recomendable thriller musical hindú “Gumnaam” (1965). La segunda sería el final SPOILERS cuando Enid (Thora Birch) toma la decisión y decide apostar por el cambio. Es el momento de madurar y no estancarse. Quizás de evolucionar. Su último “tren” en forma de autobús que funciona como metáfora de un descontento generacional FIN SPOILERS.

Os dejo con la escena en HD y VOSE de esta maravillosa película independiente. Espero que la disfrutéis.


Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top