Drama | Escenas

Escenas: “Magnolia” (1999)

Si hay un cineasta al cual podríamos identificar sin riesgo a equivocarnos como el sucesor natural de Robert Altman, es sin lugar a dudas, Paul Thomas Anderson, uno de los directores que mejor trata el tema moralidad a partir de historias corales.

Para un servidor, “Magnolia” es su gran obra maestra, en donde se dan la mano un guión ejemplar (con una construcción de personajes simplemente perfecta para ser un film coral) con una dirección virtuosa de P.T. Anderson (atención a los travellings scorsesianos y un uso del montaje fabuloso), sin olvidarnos de un ritmo vertiginoso propio del Scorsese de “Uno de los nuestros” o “Casino” entre otras. La excelente música de Jon Brion pone la guinda al pastel, quedando como una de las grandes obras maestras que nos dio el cine del pasado siglo y que, por supuesto, fue ninguneada por la academia de Hollywood.

Os dejo con la escena del prólogo que es, bajo mi punto de vista, una de las más logradas de la cinta, la cual refleja claramente el mensaje adonde que va dirigida la cinta: el azar es una palabra vacía de sentido, porque nada puede existir sin una causa. Un prólogo que bien podría pertenecer a alguna de las novelas de Robert Coover o Thomas Pynchon, que han hecho de la metaficción una de las cimas de la literatura USA.

Espero que la disfrutéis:

Xavi Darko

Hastiado de los klingons y trolls que proliferaban en mi escuela secundaria, acabé mudándome a Tatooine, un lugar libre de trekkies en donde a pesar de los cansinos Tusken, abundaba el buen tiempo, el mercadeo y las carreras de vainas. La paz y la tranquilidad reinaban hasta que un buen día quedaron quebrantadas por la irrupción de un tipo peculiar cuyo perfil se ajustaba al de los tifosi radicales del AC Milan. Se hacía llamar Darth Maul y entre hostia y hostia me rebeló que era mi padre. Como buen desertor sith, decidí migrar a un planeta verde y fértil llamado Endor del cual fui posteriormente desterrado debido al incendio masivo de cabañas de unos cada día más insoportables ewoks. Sin ganas de más mamoneo intergaláctico, decidí volver al mundo real y escribir sobre cine, tanto del que adoro como del que aborrezco. Cuando me jubile espero vivir en Hill Valley y escribir críticas positivas de las cintas de Uwe Boll.

2 Comentarios

  1. Enorme secuencia de apertura !!

    Te felicito por tan excelente elección.

    Saludos amigo !!!

  2. gracias ramón jeje, personalmente adoro “Magnolia”, y su manera de contarnos la historia, es maestra.

    Ya sabes, Anderson es el hijo bastardo de Altman (bueno, y de Scorsese) jeje

    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.