Bélico Cine de autor Comedia

Oscars 2008

Os dejo mis impresiones sobre algunas de las películas que esta noche optan a los premios (puede ser que en alguna que otra crítica, hayan spoilers):

nocountryNO ES PAÍS PARA VIEJOS (Joel & Ethan Coen, 2007):

Pocas veces se sale del cine con la satisfacción que otorga al espectador un film del calibre de No es país para viejos. Por supuesto, no es un film fácil y no es para todos los públicos, pero quien pensara que sería una película comercial más, andaba plenamente equivocado. Es cine de autor puro y duro y como pensé el día que la vi, no a todo el mundo gustará, sobre todo porque mucha gente no suele tener algo básico para poder degustar el gran cine que habita en ella: paciencia y atención.

La falta de costumbre y la inmediatez de hechos a la que tiene a algunos acostumbrado el cine actual, hace que un film como el de los Coen parezca realmente una rareza en el horizonte y, porqué no decirlo, toda una celebración para los cinéfilos. Ya era hora de tener en cartelera una obra tan llena de profundidad y que invita a la reflexión.

Gran parte de su grandeza radica en su excepcional adaptación de la novela de Cormac McCarthy, haber conseguido captar todo su tono sombrío sin olvidar un humor negro característico también de los realizadores. El film ahonda en términos tan interesantes como la codicia, el respeto, la elección, la fortuna, el cazador y la presa o el lugar en la sociedad de los veteranos.

El concepto de cazador-presa es muy interesante como está tratado. Ya desde un inicio se nos muestra a Josh Brolin cazando, posteriormente su personaje parecerá haber entrado en gracia al encontrar una enorme fortuna, pero no es más que el inicio de un espiral al infierno y no dejará de ser una presa en continua huida. El personaje de Bardem siempre va por delante del resto, como un cazador tras su presa. Nunca falla, nunca perdona, nunca incumple una promesa, por muy macabra que sea. Al final del film, es él quien se convierte en una presa acechado y aturdido por las sirenas de la policía, huyendo ensagrentado. Dicha escena es muy interesante porque concuerda con una escena anterior de Josh Brolin, cuando pedía una chaqueta a unos chicos y les pagaba desproporcionadamente. En este caso, como en áquel, vemos comos los críos discuten por el dinero que les ha dado el personaje de Bardem, como los chicos en la otra escena. La codícia del dinero y sus consecuencias está perfectamente plasmado en la cinta. El dinero puede ser tan cancerígeno como un asesino.

Sin lugar a dudas, me quedo con varias escenas memorables: La escena de la moneda en la gasolinera, cualquier diálogo de Tommy Lee Jones (sobre todo el del sueño al final y el de su conversación con el viejo), el cara a cara entre Bardem y Woody Harrelson, cuando Bardem sale de la casa de la novia de Brolin y se mira si la suela de sus botas se han manchado de sangre, con una economía de planos y una sutileza increíble, dándonos mucha información con lo mínimo, evitando lo explícito y confiando en la inteligencia del espectador.

Lo que refleja también el film de los Coen es que los veteranos apenas entienden lo que está pasando, les aturde, les sobrepasa la violencia que nos rodea, violencia sin sentido, violencia macabra y sin lugar a explicación. La violencia solo conlleva a más violencia y la combinación armas, dinero y codicia solo hacen que incrementar a la misma.

Su espléndido guión, las enormes actuaciones (en general todos pero sobretodo dos: Bardem está magnífico -con acento neutro incluído-, pero sería injusto olvidar el monumental y sobrio trabajo de un actor de la talla de Tommy Lee Jones), su sutileza, el respeto hacia el espectador que posee y su enorme elegancia la convierten en un verdadero clásico instantáneo y una obra maestra para paladares exigentes.

Debería ser la gran triunfadora de esta noche. Para un servidor, es la que más cine posee de las nominadas a mejor película.





junoJUNO (Jason Reitman, 2007):

Juno es la cinta indie del año que no podía faltar en las nominaciones!. Parece que en los últimos años si o si debe estar nominada al menos una cinta independiente para que un sector no se sienta (presumiblemente) marginado y para que los académicos eviten escuchar sus quejíos el resto del año. Pero, seamos realistas, Juno, como ocurría el anterior año con la insufrible Pequeña Miss Sunshine, no es un film totalmente independiente, nada más hay que ver su costosa campaña publicitaria pro oscar, más bien, es una cinta pseudoindie. Mantiene un poco la forma y esos personajes estrambóticos de las cintas independientes, pero a la vez, contiene estrategias comerciales ciertamente cuestionables.

Aunque no suponga un peliculón ni mucho menos, lo más destacable de Juno es lo bien contruídos que están los personajes, a parte de un guión no excesivamente original pero muy fresco, ameno y entretenido. La cinta no cae en tramos aburridos, va bastante al grano y se sostiene sobre todo por la tremenda actuación de Ellen Page, que a quienes ya la disfrutamos en Hard Candy, no nos supone una sorpresa su elevado talento. Por lo demás, destacar una cuidada y magnífica selección de canciones para la banda sonora, una dirección correcta de Jason Reitman (director de la destacable Gracias por fumar (2005)), los diálogos entre Juno y el marido de la pareja (desde música punk hasta el cine de Argento), el tono cómico e irónico que envuelve a toda la cinta y el carisma de un personaje magnífico: Juno.

Una cinta estimable y con detalles muy interesantes pero desde mi punto de vista, un poco sobrevalorada y con la etiqueta demasiado visible de “peli Sundance“.




atonementEXPIACIÓN (Joe Wright, 2007):

Aunque la cinta contenga un marcado aroma academicista, posee evidentes virtudes de las cuales destaco una dirección mucho más virtuosa y ágil de lo que a primera vista parece. Las actuaciones en el film son más que correctas, la fotografía muy trabajada, un gran montaje y la música de Dario Marianelli magnífica, el mayor rival de Alberto Iglesias en la conquista del oscar de este año en el apartado de banda sonora.

Pero aunque la cinta no cuente nada nuevo ni excesivamente original, el ritmo y la dirección hacen de ella un film destacable y notable en muchos momentos. La cámara siempre se mueve con una suavidad y elegancia magistral y en los momentos de acción el montaje funciona a la perfección. Yo destacaría ante todo, el maravilloso plano secuencia que se marca Wright cuando el protagonista masculino (Robbie) llega a la playa y observa el panorama militar: una secuencia memorable.

Contiene una duración ajustada y acorde a lo que se tiene que contar y es algo importante hoy en día, en donde abundan las producciones excesivas tanto de metraje como de otros apartados.

En teoría, no tiene mucho que hacer con las dos favoritas claras: Pozos de ambición y No es país para viejos, pero desde luego, supone una cinta de lo más maja, cuidada y de gran factura. Finalmente, le perdonamos su marcado tono academicista y su lado más lacrimógeno xD.

El final es sencillamente cojonudo, aunque yo la hubiera acabado con el primer plano de Vanessa Redgrave cuando finaliza su monólogo tan chuli.




pozosPOZOS DE AMBICIÓN (Paul Thomas Anderson, 2007):

Monumental (como no) cinta del amigo Paul Thomas Anderson que contiene algunos de los mejores momentos del cine del año. La cinta claramente bebe del cine de maestros de la talla de John Huston (¿hace falta que diga el film?) o Stanley Kubrick entre otros. El inicio ya predispone y avisa al espectador de que va a ver un ejercicio cinematográfico tan arriesgado como talentoso. Sus primeros minutos mudos y de una consistencia abrumadora hacen mearse encima hasta el cinéfilo más exigente xD.

La cinta prosigue de forma excelente con un guión del propio Anderson, verdaderamente magistral, lleno de detalles que invitan a la reflexión y de momentos de una fuerza constatable. El gran Daniel Day Lewis, para mi gusto, está fantástico como Daniel Plainview, aunque un tanto sobreactuado, al menos en el tramo final del film, en donde parece una versión chunga de su carnicero en Gangs of New York. Aunque todo el mundo eleve a los altares a Day-Lewis, sería injusto olvidarnos de Paul Dano, que nos regala una actuación impagable, llena de matices y mucho más contenida y perfecta que la de Day-Lewis, según mi humilde punto de vista.

El personaje de Day-Lewis, recuerda a otros personajes deshumanizados y desquiciados por la codicia, por el poder, casos por ejemplo de el personaje de Humphrey Bogart en El tesoro de Sierra Madre o (salvando un poco las distancias) Kirk Douglas en El gran carnaval de Billy Wilder, personajes que llevan al límite incluso sus vidas con tal de lograr sus imposibles objetivos.

El film, como he comentado anteriormente, posee momentos verdaderamente ejemplares y de gran virtuosismo cinematográfico como por ejemplo: toda la escena en donde la torre arde y el accidente de H.W. (hijo del personaje de Day-Lewis) con un inteligentísimo uso del sonido, las escenas en la iglesia con un Paul Dano magistral (sobre todo aquella en que intenta extraer los fantasmas de una señora o la del “bautizo” de Day-Lewis para eximir sus pecados) o cuando Day-Lewis se enfrenta a Dano metiéndolo literalmente en un charco de petróleo.

La obra no la calificaría de perfecta por su excesivo metraje y por un tramo final un tanto irregular que no del todo innecesario pero demasiado excesivo, valga la redundancia. PT Anderson logra una obra muy arriesgada y de agradecer para el espectador que le vayan estas rarezas.

Pozos de ambición es un retrato sobre el poder, sobre la codicia, sobre el egoísmo, sobre la gradual decaída de dos hombres, dominados por sus respectivos miedos producto de su locura, su radicalismo, su autoengaño y sus aires de grandeza. La dirección es sencillamente maravillosa, pero ¿la de “No es país para viejos” es menos excepcional?.





En cuanto a Michael Clayton, la quinta nominada a mejor película, a día de hoy, todavía no he encontrado el momento para verla. Me han hablado muy bien de ella y las actuaciones de Clooney, Wilkinson y Swinton parecen maravillosas. Aunque no me atrevo a lanzar un pronóstico sobre el film, sin ni tan siquiera haberlo visto.

El oscar a mejor película se lo daría a No es país para viejos, pero el de dirección no sabría por cual decidirme si por Paul Thomas Anderson, los hermanos Coen o Julian Schnabel (con un increíble trabajo en La escafandra y la mariposa), el trabajo de los tres es realmente memorable a partes iguales.

Hecho en falta en las nominaciones principales films de la categoría de Zodiac de David Fincher (porque sencillamente, es una obra maestra), El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford de Andrew Dominik (aunque solo sea por su riesgo y las escenas del atraco al tren y la del asesinato, ésta con un control del tempo verdaderamente orgásmico), Cuatro meses, tres semanas, dos días de Cristian Mungiu (porque junto a Deseo, peligro es una de las mejores películas extranjeras del año) o Promesas del este de David Cronenberg (una obra memorable con un plano final para quitarse el sombrero). El caso de la cinta de Fincher, es verdaderamente sangrante pero bueno.

Que gane el mejor. Mi voto para el oscar a mejor película es para No es país para viejos, me parece, con diferencia, la mejor de las nominadas. La más redonda.


5 Comentarios

5 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top