Acción Criticas Suspense

Crítica: “Una escapada perfecta” (David Twohy, 2009)

esc_perfecta_posterExisten muchas cosas que se pueden perdonar a una película tras su visionado, ya sea cualquier exceso o concesión a la galería siempre y cuando haya cierto equilibrio o compensación, pero si hay algo que personalmente me saca de quicio, es encontrarse con una cinta cuya columna vertebral sea la trampa, la incoherencia más absoluta y para colmo, ni siquiera esté acompañada por detalles interesantes en otros ámbitos.

Y eso es lo que ofrece “Una escapada perfecta“, ni más ni menos. Un sinfín de clichés, personajes estereotipados, actuaciones olvidables (en donde únicamente salva el cuello un justito Timothy Olyphant de lo más cachondo), apenas existe la tensión, un guión que no se sostiene y erigiéndose como la enémisa película folletín de corte turístico tramposa de principio a fin.

Para entrar en contexto, la cinta nos narra la historia de Cliff (Steve Zahn) y Cydney (Milla Jovovich), una joven pareja aventurera que está pasando su luna de miel en una de las más maravillosas y remotas playas de Hawai. Creen haber encontrado el paraíso en sus tierras salvajes y senderos solitarios, hasta que se encuentran con una pareja de lo más extraña (Kale (Chris Hemsworth) y Cleo (Marley Shelton)) y posteriormente con un asustado grupo de excursionistas que hablan sobre el horrible asesinato de unos recién casados en las islas, y comienzan a preguntarse si quizás deberían abandonar el lugar.

Indecisos sobre qué hacer, Cliff y Cydney se unen a otra pareja, Nick (Timothy Olyphant) y Gina (Kiele Sánchez) para continuar su travesía. Lejos de la civilización o de poder ser rescatados, cada uno de ellos empieza a sentirse amenazado y ya no saben en quien confiar. El paraíso se convierte en un infierno terrenal donde da comienzo una batalla por la supervivencia.

Una escapada perfecta” no apuesta por una historia de supervivencia honesta, bruta y sin concesiones, casos de “Alta tensión” (2003) de Alexandre Aja o “Eden lake” (2008) de James Watkins, sino que intenta ser un reportaje paradisiaco pretendiendo engañar al espectador con elementos no solo previsibles sino imposibles, inverosímiles e ineficaces para el espectador medianamente curtido en el género.

getaway_foto1

Y es que, reconozcámoslo, el guión hace aguas y está repleto de agujeros por todos lados y de elementos forzados. Todos sabemos que estos subproductos que ni siquiera llegan al nivel del slasher (que ya es decir) normalmente pecan de libretos algo descuidados y de credibilidad limitada, pero al menos destacan en otros ámbitos, ya sea en realización, en alguna interpretación, en algún detalle interesante, en la simpatía que transmiten, en algo. Pero tristemente no es el caso de la película que aquí se comenta, aquí no hay practicamente nada potable y es una pena.

Aquí lo que verdaderamente encontramos es a un Steve Zahn que ofrece lo mismo de siempre (y encima no es creíble), una Milla Jovovich horrible (que alguien le diga a esta modelo que se retire ya por dios!, menudo lastre dejó para el cine Luc Besson..), una Kiele Sánchez que se conforma con mostrar modelito y posturitas y un salvable Timothy Olyphant, que sin ofrecer nada del otro mundo, es de lo mejor de la cinta y el único que parece no tomársela muy en serio.

La película discurre de forma habitual hasta cierto punto. Cuando el libreto decide dar la vuelta de tuerca, a David Twohy se le va la pinza e intenta ir de autor cool muy de cara a la galería, buscando planos molones y usando los mismos filtros azulados que ya usó en la muy estimable “Pitch Black” (2000), pero con resultados bastante más fallidos y para nada justificados.

Y es que parece que en el cine hollywoodiense todavía no confien en la inteligencia del espectador para discernir este tipo de cosas, y ciertos directores se ven en la obligación de en los flashbacks apostar formalmente por algo diferente, cuando se ha demostrado que para nada es necesario. Un ejemplo de ello lo tenemos en películas tan recientes como “Los cronocrímenes” (2007) de Nacho Vigalondo o en series como “Lost” en donde (apoyados en un acertado efecto sonoro inicial) flashbacks, flashforwards y presente están rodado de la misma forma y no existe ningún problema para seguir la trama.

getaway2

Tras unos minutos en donde Twohy dejaba claro que se molaba a sí mismo, volvemos a los tonos fotográficos habituales y a la acción pura y dura. Uno se espera que tras el chasco que supone la previsble y chusquera “sorpresa” que propone la cinta, al menos haya acción de la buena, bruta y sin concesiones. Pero nada más lejos de la realidad.

No solo nos decepciona en eso (y más si uno ha visto cosas como “Sentencia de muerte” (2007) de James Wan o “Las colinas tienen ojos” (2006) de Alexandre Aja) sino que encima de serie viene con un montaje verdaderamente irritante de pantallas partidas sin ton ni son, movimientos bruscos de planos y demás chorradas seguramente todas ellas producto del trabajo de un montador/a con resaca.

Parece mentira que un director como Twohy, responsable de las estimables cintas de serie B “Pitch Black” (2000) o la aquí todavía inédita “Below” (2002) no solo dirija sino también sea el guionista de esta infumable e insustancial película. Y es que parece que desde “Las crónicas de Riddick” (2004) está menos afortunado en sus proyectos y deja entreveer que quizás sus correctos inicios, fueran solo un espejismo. De todas formas, siempre he pensado que el cineasta californiano está muy sobrevalorado por ciertos sectores.

Una escapada perfecta” es un megamix de paisajes turísticos, guión tramposo e inverosímil que recurre en exceso al deus ex machina y no aguanta revisiones, asesinos y víctimas lamentables, personajes estereotipados, destetes injustificados, un final para que a uno le devuelvan el dinero de la entrada y todo ello con un montaje de juzgado de guardia. Un “Asesinos natos” (1994) en malo y descafeinado. Recomendable solo para aquellos que lleguen de sobras a final de mes y fanáticos de los bodrios playeros.


2 Comentarios

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top