Acción Criticas Drama

Crítica: “Salt” (Phillip Noyce, 2010)

Desde Rusia con horror:

Como agente de la CIA, Evelyn Salt (Angelina Jolie) hizo un juramento de deber y honor a su país. Su lealtad es puesta a prueba cuando un desertor le acusa de ser una espía rusa.

Salt se da a la fuga y se ve obligada a utilizar todas sus habilidades y años de experiencia como espía encubierta para evitar que la capturen. Los esfuerzos de Salt para demostrar su inocencia sólo sirven para levantar aún más las sospechas acerca de sus motivos. Mientras continúa la caza para descubrir la verdad que se oculta tras su identidad, una pregunta sigue latente: “¿Quién es Salt?”.

De las mentes del siempre excesivo Kurt Wimmer, del cada vez más flojo Brian Helgeland y bajo la dirección del anticuado Phillip Noyce (un tipo obsesionado con la guerra fría y el cine de espionaje) nos llega la última ricura de este verano tan nefasto cinematográficamente hablando: “Salt” (no confundir con el documental homónimo de Michael Angus y Murray Fredericks).

Los responsables de esta action movie en clave de humor -por lo seria que se toma a sí misma- pretendían que fuera la respuesta femenina a Jason Bourne uniendo ideas de la trilogía interpretada por Matt Damon junto con la saga James Bond, y hacer un producto majo. Lástima que les saliera un pastiche de cuidado, donde la acción es ciertamente fantasma (muy propio del cine de Wimmer o de algunas pelis con Tom Cruise a la cabeza) y el guión contiene altas dosis de inverosimilud, cuyos giros jamás resultan inesperados y si previsibles.

La idea inicial que narra la historia de agentes dobles cuya máxima arma son ellos mismos no es del todo floja, incluso resulta atractiva, pero su desarrollo y su enorme previsibilidad echan por tierra las posibilidades de la cinta. Jamás te crees a los personajes y resulta tan desaprovechada como poco hábil en ciertas situaciones. A diferencia de lo que muchos apuntan, yo no veo que Phillip Noyce ruede horrorosamente mal la acción, es más, considero que “Salt” está decentemente realizada, sin grandes maravillas pero sí con buena factura. Tampoco veo a Angelina Jolie tan mal como la ponen por ahí, incluso me atrevería a decir que está mejor de lo esperado como action heroine (otra cosa es el execrable doblaje que le enchufan en España). Eso si, en la segunda mitad del film la tia va un poco rollo Trinity (look y patadas incluidas).

El gran problema del film de Noyce, como ocurre con la mayoría del estiércol cinematográfico de este agosto, es que se toma demasiado en serio a si misma (ver ese final tan horroroso) y eso, a diferencia de lo que piensen sus creadores, es equivalente a suicidio cinematográfico, básicamente porque a diferencia de las cachondas y desenfadadas “Centurión” o “Los mercenarios“, cintas que saben en que liga juegan y que en definitiva resultan ser productos ante todo honestos con el espectador, en “Salt” todo parece trascendente y para colmo pretenden vendernos la moto de que la agente Evelyn Salt tiene los genes de Jason Bourne + Jack Ryan + Jack Bauer, cuando no les llega ni a la suela del zapato.

Desde la estimable y eficiente “Calma total” (1989), uno de sus primeros films, Noyce no ha levantado cabeza. Se ha dedicado a hacer thrillers de poca monta, cine de espías reiterativo y remakes innecesarios (esa pesadilla cinematográfica llamada “El santo” (1997)). Si ya en “El coleccionista de huesos” copiaba descaradamente la fórmula de películas como “Seven” u otras del estilo, con resultados verdaderamente infumables, en “Salt” repite con Angelina Jolie ofreciendo un producto que bebe en demasía de cintas de género recientes y no tan recientes, y que a la postre no pasa del correcto, manteniendo al nivel tan bajo que ha dado la cartelera este verano y por extensión lo que llevamos de este 2010.

Como decía anteriormente, Noyce rueda las escenas de acción de forma bastante correcta -sin el ímpetu de un Greengrass o un McTiernan de entonces-, sin usar efectos Matrix (como sí le ocurre a ese terrorista llamado Paul W. S. Anderson) y apoyándose más en dobles, en acción a la vieja usanza que en CGI, lo cual es de agradecer. Otro dato importante es que – a diferencia de otros como Michael Bay- en el film podemos seguir perfectamente las escenas de tiroteos, saltos o acción desenfrenada -únicamente chirrían la escena en donde Salt abandona su casa, la de los saltos entre camiones y la que conduce el coche de polícia a base de descargas electricas en la cabeza del agente al volante (sic)-, y eso es un punto a favor de Noyce.

Lo que es innegable es que se echa en falta que la película sea más hardcore, lo pedía a gritos, quedándose a medio camino de lo que ofrecía “24” o la saga de Bourne por poner dos ejemplos recientes. Aunque algunos me tiren tomates o directamente pedruscos, diré que Stallone hubiera dirigido un film mucho más bestia, radical, honesto y atrevido que Phillip Noyce, con dosis de cachondismo y divertimento infinitamente más elevados para este tipo de producto. A parte de tomarse demasiado en serio, el otro problema que le veo a “Salt” es la aplastante falta de empatía con el público -sobre todo por culpa de un guión realmente flojo y tristemente echado a perder-, es decir, que a uno le importa una mierda lo que le pase a la protagonista y al resto de individuos que salen por pantalla. Tampoco beneficia ese final tan abierto, porque… ¿realmente creían que esto daba para un fanquícia?. Demasiado tópica, inverosímil y facilona, aunque eso si, correcta y por momentos entretenida.


2 Comentarios

2 comentarios

  1. Babel

    06/09/2010 at 17:04

    Hola, muchas gracias por tu visita y tus amables palabras. Yo tampoco conocía tu blog y también quedas agregado, me parecen muy interesantes tus reseñas, aunque solo he podido leer tres, pero ya volveré con más tiempo… La sección que tienes de selección de escenas me interesa especialmente, prometo dedicarle el siguente ratito. Buen trabajo.
    Sobre esta película, Salt, no la he visto ni creo que lo haga por ahora…

    Un saludo 😉

  2. Xavi Darko

    07/09/2010 at 09:34

    De nada, en serio, hay reseñas muy acertadas e interesantes en tu blog. En cuanto a las escenas que incluyo en este blog, normalmente suelo hacerlo con la máxima calidad audiovisual posible (HD generalmente) y aunque la selección parezca un tanto variopinta (algunas obras maestras junto a otras pelis comerciales sin más), intento siempre seleccionar escenas destacables o secuencias que me digan algo.

    En cuanto a “Salt”, consejo de cinéfilo, no pierdas el tiempo xD.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top