Acción Aventuras Criticas

Crítica: “Poseidón” (Wolfgang Petersen, 2006)

La comedia del verano:

Aprovechando que acaba de salir en dvd, es buen momento para rescatar este post (escrito entre risas) del anterior blog de un servidor. Este verano pasado, en tierras granadinas (un saludo al amigo Ramón de Cinemadreamer), acudí al estreno de la última cinta de nuestro querido Wolfgang Petersen, creador de “joyas” del calibre de “Troya” o la todoterreno “Air Force One“. El resultado es sin duda paradójico pues estamos sin dudarlo ante la gran comedia del verano y por extensión del año. Ni Eddie Murphy ni Steve Martin ni tan siquiera un Jack Black inspirado son capaces de emular una obra de tal calado cómico como el film que nos ocupa en estas líneas. Comedia B vestida de dólares verdes, porque barata lo que se dice barata, no es.

El despropósito en cuestión se inicia con un plano secuencia digital (enhorabuena a los novatos de la ILM acabados de salir de la facultad de chapuzas) con un Josh Lucas haciendo footing por el barco (sic). Permitirme decir que si eso es un buen plano secuencia como algunos han dicho por ahí, el de “Sahara” es una obra maestra.

La vacuidad más absoluta gobierna a lo largo de los primeros diez – quince minutos con unos diálogos absolutamente demenciales, tan estúpidos como ineficaces, pues para nuestra sorpresa, no sirven para presentar siquiera a los personajes. Unos personajes totalmente planos, desdibujados y con unas profesiones de lo más variapinto y curioso (al loro): Bomberos ex-alcades, ex-jugadores de póker, ricos suicidas con orientaciones sexuales no definidas, polizones, madres solteras que buscan novio, novios secretos, hija rebelde, arquitectos deficientes, camareros chuletas, jetas a bordo y demás especímenes sueltos. ¡Ni Mel Brooks es capaz de ofrecer tal elenco freak!.

Tras este memorable -en cuanto a patetismo- inicio, nos llega un ola digital calidad serie Z -obra de los becarios de la ILM mientras sus compis veteranos hacían el pulpito de “Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto“-, una ola que definitivamente cambia la vida del personaje de Richard Dreyfuss. Sí, sí, ese gran personaje que es capaz de tirarse por la borda por un tío que le ignora y capaz también de patalear a su hermoso camarero… ¡menudo ejemplo!. Una vez que Petersen se ha sentido como Michael Bay y ha destrozado y volcado el dichoso barquito, se nos presenta -de nuevo de forma precipitada- al que será el “héroe” de la función, ese gran elemento y peor actor llamado Lucas, Josh Lucas. Un actor pésimo donde los haya, que recurre hasta el infinito a su característica risita falsa, y famoso por desprender un dramatismo tan profundo como el de John Heder en “Napoleon Dynamite“. Pero no está solo en esta aventura maravillosa pasada por agua, pues le acompañan el ultraconservador family dad Kurt Russell (papá chapado a la antigua, exalcade, exbombero, que debe volver con Carpenter si quiere que le siga considerando actor), el citado pequeño gran hombre llamado Dreyfuss (quien lo ha visto y quien lo ve al profe Holland, el cual ha pasado de cazar tiburones a ser un viejo verde suicida), Emmy Rossum, una chica con una evidente falta de talento y un restante reparto que no llega a los niveles del cine de videoclub.

Debido a una ola gigante, la fiesta se convierte en pesadilla (también para los espectadores)

Sin lugar a dudas lo mejor de la cinta es Kevin Dillon (hermano de Matt), ya que se erige como el único personaje capaz de reirse de la misma y de su propio y ridículo personaje. Además su forzado pasotismo concuerda con el hastío al que se ven sometidos los espectadores durante la proyección. Lo que prometía como una cinta potable de acción resulta ser casi un mito dentro del cine de comedia infantil sin parangón, al nivel de la execrable “Los 4 Fantásticos“. Las artificiales relaciones entre personajes, sus ligues (o más bien intentos de ligues) y su forzada manera de expresar sentimientos debido a las situaciones que se dan, son justamente el motor de esta comedia acúatica.

Poseidón” también es un film que se caracteriza por ir más allá de los límites de la realidad. Nos encontramos unas heridas que aparecen y desaparecen por arte de magia (esa sangre que deja de fluir), un novio cojo que de repente deja de estarlo, un Dreyfuss con una cabeza que ni Iron Man, un Josh Lucas ignífugo de nacimiento y unos personajes con unos pulmones sobrehumanos que además les da tiempo de buscar, mirar, indicar, esperar, ayudar y, aún así, recorren metros y metros bajo el agua como quien dice nada. La física tampoco parece existir en la mente de los creadores de este esperpento, por tanto no pasa absolutamente nada si los motores de las helices se invierten. Este barco puede con todo amigos!.

Tras semejante vendaval de paridas, uno se dispone a informarse sobre quién es el freak capaz de escribir semejante libreto. Y resulta ser el guionista de la estimable “La celda“, que lleva en paro nada más y nada menos que seis años y que desde luego para volver así, casi que podría haber seguido estándolo. Un guión así sólo puede escribirse en estado de pura embriagadez.

SPOILER En cuanto al final de esta aventura, es lo más precipitado, fallido y ridículo visto en mucho tiempo, con esa bengala unido a ese espantoso encadenado con los helicopteros digitales terminando con ese plano digital aéreo. FIN SPOILER

El caos se da cita en el interior del transatlántico.

Tras regalarnos hace años obras maestras del nivel de “Das Boot“, Petersen nos confirma que está muy acabado, para mi sentenciado y nos ofrece una película inadmisible. Un film de alto presupuesto que parece hecho con cuatro duros, que no divierte (pecado capital tratándose de un blockbuster), con el peor casting visto en años, desde actores sin carisma ni talento hasta actores desaprovechados hasta el extremo, con un score de Klaus Badelt repetitivo, cansino y poco arriesgado como últimamente es costumbre en sus últimos trabajos y con un ¿guión? merecedor del razzie que confirma que hay peores guionistas que Akiva Goldsman. Vamos, que para redondear la peli, sólo hubiera faltado al bueno del Affleck como exnovio de la Rossum y amante del Dreyfuss a la vez.

Petersen ha conseguido algo inaudito, no sólo ha convertido un posible blockbuster taquillero en la comedia chusca del verano, sino que ha puesto en los altares, y no creo estar exagerando, a carne de videoclub como son Simon West, Renny Harlin, Jan De Bont, Dominic Sena, Rob Cohen sin olvidarnos del inventor del contrapicado chulero y máximo narcisista californiano Michael Bay. Sólo se salva de la quema la escena acuática de la espera en el tanque o la de la madre y el hijo en la reja, ambas bien resueltas.

Uno siente la terrible obligación de advertir a todos los queridos lectores de este humilde blog de cine que “Poseidón” es una pelicula no recomendada para mayores de 4 años. Sin lugar a dudas, Steve Zizzou de “Life Aquatic” hubiera aportado mucha más seriedad con su maravilloso Belafonte que este Poseidon y su troglodita tripulación xD.


11 Comentarios

11 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top