Asiático Criticas Suspense

Crítica: “Phone” (Ahn Byeong-Ki, 2002)

phoneJi-Won, periodista, decide cambiar el número de su teléfono móvil después de que un comprometido artículo suyo se ha publicado, lo que provoca en una cadena de llamadas amenazadoras que a parte le son también enviadas dichas amenazas vía correo electrónico. Tras cambiar su número, la hija de una amiga de Ji-Wong, Young-Ju, contesta a una llamada de su móvil inocentemente.Young-Ju comienza a comportarse de un modo extraño tras ser atemorizada por la llamada. Cuando Ji-Won investiga a los antiguos propietarios de su nuevo número de teléfono, un asombroso secreto será descubierto.

El cine de terror asiático empieza a necesitar una renovación casi total. Cada año se producen multitud de films de terror ya sea en Corea, Hong-Kong, Tailandia, Japón,… y casi todos utilizan siempre los mismos clichés y son demasiado tópicos y previsibles. Siempre hay excepciones, claro está, como en el caso de la magnífica “A tale of two sisters“, “Three” formada por 3 cortos de diferentes directores o la malsana y terroríficamente bizarra “Kairo (pulse)” de Kiyoshi Kurosawa (no el horroroso remake yanki), pero en general ocurre lo anteriormente comentado.

Y este es el caso de “Phone“. Film demasiado previsible, que nunca abandona esa sensación en el espectador de déja vu. Es decir, una película llena de tópicos, con escenas prácticamente calcadas a otros films de terror asiáticos y del resto del mundo, además de presentar un guión prácticamente previsible y simplón.

Las referencias (por no hablar de plagio) en escenas son muy distintivas y fáciles de descubrir. Para empezar, como casi todas las nuevas películas de terror orientales, “Ringu” de Hideo Nakata. En el film japonés se utilizaba la cinta de video VHS como símbolo de una maldición, en “Phone” escuchar la llamada telefónica produce que el receptor tenga una maldición que le lleve a la muerte. A parte de esto, las escenas con personajes fantasmales con pelo largo que no nos permite ver su rostro es usado hasta la saciedad ya (recordemos una de las escenas finales similar en formas a la escena de Sadako saliendo del televisor).

Las escenas de ascensor tanto la inicial (bastante buena, lo mejor de la cinta) y la posterior ya con la protagonista de la cinta, son demasiado deudoras a la antológica secuencia de la primera “The eye” de los hermanos Pang.

la escena en que Young-Ju está poseída y va con ese camisón blanco no podemos no asociarlo a las escenas de El exorcista con Linda Blair, son muy similares pero claro está mucho peor realizadas.

phone_2

La parte del flashblack final en la subida de escaleras está exactamente igual filmado que el film de Amenábar, “Los otros” cuando Nicole Kidman subía a la habitación de F. Flanagan. Pero es que es idéntico, una auténtica vergüenza.

Cuando la protagonista (Ji-Won) se encuentra pelos al abrir el grifo en el baño o esa lluvía constante y casi torrencial, no son más que referencias a otra película de Hideo Nakata: “Dark Water“. También hay aspectos que nos recuerdan otros fims como “La maldición (Ju-On)“, o los títulos de crédito, demasiado parecidos a los de “A tale of two sisters“. Pero el caso más descarado (por decirlo de alguna manera) es el final, prácticamente el mismo que el del film de David Koepp, “El último escalón“, película realizada anteriormente.

Después de ver la cantidad de escenas y detalles demasiado similares a otros films, invitan a dudar sobre la sospechosa calidad del producto final. la película está repleta de estereotipos del cine de género y repleto de situaciones ya vistas, con unas interpretaciones (a excepción de la amante) bastante malas, en concreto la niña que me parece que lo hace francamente mal, sin olvidarnos de una dirección poco pulida y un montaje desastroso.

La fotografía como en la mayoría de films coreanos, es correcta. Pero está lejos de películas como “OldBoy“, “A tale of two sisters” o cualquier obra maestra de Kim Ki-Duk. Otra cosa a comentar es lo liosa que es la cinta ,no por su argumento o guión, que no es nada del otro mundo, sino por su nefasto montaje y la mala planificación de la historia llena de falsos flashbacks mal insertados en la trama como si se tratara de pegotes puestos en una peli sin ton ni son (incluso eso conlleva, claro está, a cortes de sonido en seco). Dichos pegotes o escenas no se argumentan en ningún instante, dejadas al aire y sin conexión aparente con el resto del film. Parecen como escenas eliminadas insertadas después. El montaje es tan malo que unido a una dirección mediocre hacen que esta película pierda muchísimo.

phone3

En definitiva, film oriental de lo peorcito del panorama, que aprovechó el tirón del cine de género de entonces, con los elementos bien marcados de toda película de terror oriental, sin saberlos explotar por el buen camino en ningún momento. Un film absolutamente megamix de multitud de otros films, plagiando escenas una tras otra desvergonzadamente e intentando ir de original. Actuaciones pobres, un trabajo de Ahn Byeong-Ki en la dirección poco trabajado, sin ningún tipo de discurso propio y un montaje verdaderamente desastroso.

Solo para espectadores nada exigentes y confesos del cine oriental más malo.


2 Comentarios

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top