Acción Ciencia Ficción Criticas

Crítica: “Pandorum” (Christian Alvart, 2009)

Pandorum: Síndrome Orbital Disfuncional, provocado por la sensación de soledad y aislamiento que sufren los astronautas durante los viajes espaciales, sufriendo todo tipo de alucinaciones, incluyendo síntomas físicos como temblores o hemorragias nasales.

Dos miembros de la tripulación de una nave espacial, el Teniente Payton (Dennis Quaid) y el Cabo Bower (Ben Foster), se despiertan en sus cámaras de hibernación sin recordar nada de lo que ha sucedido: ni quiénes son, ni cuál era su misión o por qué, aparentemente, son los únicos supervivientes.

Conforme se adentren en las zonas más profundas de la nave, descubrirán que no están solos, y desvelarán el terrible misterio que rodea la desaparición del resto de la tripulación y de los pasajeros. Pronto se darán cuenta de que mantenerse con vida es mucho más importante de lo que puedan imaginarse: es el único modo de evitar la extinción de la raza humana.

Con similitudes a otras cintas del género como la saga “Alien“, “Horizonte final” (sin duda, la única película potable de Paul W. S. Anderson), la notable “The descent” de Neil Marshall o la más reciente “Dead space“, “Pandorum” se presenta a priori como una estimulante cinta survival de ciencia-ficción, pero cuyo acabado no resulta redondo debido a un cierto desequilibrio narrativo y a un final que peca en exceso de subrayado.

Sin embargo, no estoy de acuerdo con aquellos que la machacan sin compasión o que únicamente la describen como una suerte de déjà vú fílmica. Ni es tan mala como algunos promulgan ni evidentemente tan buena. Es cierto que es un film que, a grandes rasgos, no aporta demasiadas cosas nuevas al género ni rompe con lo anteriormente visto, pero -a parte de las inevitables referencias- todo ello no impide que estemos ante una propuesta espacial la mar de entretenida, con una historia lo suficientemente atrayente para el espectador, una atmósfera bastante lograda y con un diseño de producción tan majo que oculta perfectamente su nada holgado presupuesto.

Pandorum” se inicia de forma fantástica con una trama llena de suspense, claustrofobia y tensión, en donde la opresión psicológica y el terror a lo desconocido se dan la mano. Pero tras ese eficaz inicio poco a poco el film va tomando un tono menos psicológico y más fisico, del estilo survival horror, lo cual ciertamente tampoco me desagrada, aunque rompe un poco con la premisa original y le resta atrevimiento.

También considero poco acertado el hecho de que tarden relativamente poco en desvelar algunos de los misterios más importantes de la trama (sobre todo el SPOILER del aspecto de los “otros” que hay a bordo FIN SPOILER), dando paso demasiado pronto a la acción, cuando quizás hubiera sido más sutil y efectivo no mostrar prácticamente nada hasta bien entrada la película, como ya hacía “Alien” de Scott (uno de sus grandes aciertos era alargar hasta el máximo posible el suspense y el desconocimiento ante lo que se estaban enfrentando) o “The descent” de Neil Marshall (otra cinta que se toma su tiempo hasta pasar a la acción más chunga).

Cosas que encuentro que chirrían en el film serían el personaje de la bióloga (que más bien parece un sucedáneo de Lara Croft), algunas frases del guión un tanto inverosímiles o incoherentes, el personaje del asiático (típico personaje cachas en este tipo de producciones), el escaso brío interpretativo de Dennis Quaid (literalmente merendado por un notable y sobre todo más creíble Ben Foster), que no sepa aprovechar su lento ritmo narrativo para ahondar en los diferentes personajes a nivel psicológico, su final demasiado subrayado insultando en parte la inteligencia del espectador, algunos pasajes un tanto previsibles y SPOILER la teoría de los mutantes la cual cojea bastante FIN SPOILER.

Durante la parte final del film mientras que a nivel narrativo alcanza otra dimensión realmente jugosa (SPOILER me estoy referiendo al descubrimiento del malo de la función y su enfermedad, no al happy end FIN SPOILER), no ocurre lo mismo a nivel formal reduciéndose así sus cualidades anteriormente mostradas con un exceso de primeros planos, un montaje un pelín acelerado y con efectos de edición un tanto caóticos. Se esperaba un final tratado desde un prisma menos evidente y mucho más sugerente formalmente hablando. Además la historia invitaba a un desenlace apocalíptico y chungo, sin lugar a la esperanza humana, en cambio, opta por algo mucho más complaciente, tramposo y facilón.

Sin embargo, todo ello no desmerece a un producto que destaca por encima de la actual media dentro del género de la ciencia-ficción (algo no demasiado difícil ciertamente). Posee una notable y sombría fotografía que combina tonos apagados con colores vivos (desde azul o verde pasando por el rojo), efectos sonoros y de maquillaje a destacar (atención al diseño de las criaturas), actuaciones por lo general decentes y además goza de una una estética y un diseño post-industrial realmente majo.

Posiblemente “Pandorum” no sea el producto más original del mundo ni el más rompedor, pero ello no quita que estemos ante un film para nada desdeñable, muy entretenido aunque también muy desaprovechado vistas sus posibilidades. Las intenciones eran buenas pero no se han visto plenamente reflejadas en los hechos, ya que el resultado final dista de ser redondo. Eso si, como film de supervivencia espacial cumple de sobras. Para incondicionales del space horror con generosas dosis de ketchup.


6 Comentarios

6 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top