Criticas Drama Independiente

Crítica: “Lejos de la tierra quemada” (Guillermo Arriaga, 2008)

burning_plainSylvia (Charlize Theron) es una bella gerente de restaurante cuyo comportamiento amable, a la vez que profesional, esconde un tormentoso pasado al que tiene que enfrentarse cuando recibe la visita de un hombre que llega de México. Sylvia se lanza a un viaje por el tiempo y el espacio en el que se conectan unos personajes que luchan por ser felices en sus relaciones.

En México, una chica huérfana de madre, María (Tessa la), vive feliz con su padre y el mejor amigo de éste hasta que un trágico accidente lo cambia todo. En la ciudad de Las Cruces, en la frontera de Nuevo México, dos adolescentes, Mariana (Jennifer Lawrence) y Santiago (J.D. Pardo), luchan por sacar adelante su amor después de la repentina muerte de sus padres.

En un remolque abandonado, una ama de casa, Gina (Kim Basinger), emprende una apasionada aventura que conectará a Sylvia y a los demás, haciendo que sus mundos colisionen.

Guillermo Arriaga se embarca en su primera experiencia como realizador, sin dejar su labor de guionista, con resultados desiguales, ofreciendo una propuesta tan irregular como gélida en su composición.

De nuevo, nos encontrarnos temas y situaciones recurrentes en el imaginario del guionista mexicano: vidas rotas, traumas del pasado, desamor, infortunio, pecado o desesperación. Pero curiosamente, a diferencia de en algunas cintas de Iñárritu [1], aquí hay cierto lugar para la esperanza y para las segundas oportunidades, pero todo desde un oscuro dramatismo.

Lejos de la tierra quemada” es un film que se estructura siguiendo un montaje acronológico sin demasiada justificación, como viene siendo habitual en las historias de Arriaga. Pero a diferencia de la trilogía del dolor (Amores Perros-21 gramos-Babel), aquí se juega con vidas entrecruzadas pero también con flashbacks de personajes ya incluidos en otras historias insertados en ocasiones de forma confusa con el único objetivo de intentar ocultar cierta pobreza o vacuidad en el conjunto. De esa confusión se pretende construir un previsible puzzle ya visto en telefilms del calibre de “21 gramos” pero sin su fuerza actoral.

Guillermo Arriaga se muestra en su debut como director algo más contenido que en las dos últimas colaboraciones con Iñárritu. Gracias a dios no nos encontramos la excesiva grandilocuencia de sus anteriores trabajos (sobre todo el que le valió el premio de Cannes a Iñárritu …), aunque eso si, parece inevitable encontrarnos con el omnipresente tufillo a fatalismo inverosímil de sus relatos.

lejostierraq2

Quizás en donde haya estado más desligado de esa estructura haya sido en “Los tres entierros de Melquiades Estrada“, pues aunque en su primera mitad habitaba también la confusión y un montaje con saltos temporales, ello daba paso a una segunda en donde teníamos un western crepuscular de lo más violento y para nada complaciente. Curiosamente, para un servidor el film dirigido por Tommy Lee Jones es el que posee el libreto de Arriaga más agraciado y potable. La fórmula de Arriaga para contar historias parece que empieza a dar señales de agotamiento y evidente extinción a la larga.

Lejos de la tierra quemada” es un film sencillo cumpliendo en el apartado formal (Arriaga consigue una buena realización en su film debut, aunque su esteticismo resulta algo gratuito) pero con una propuesta narrativa que ya resulta algo repetitiva y cansina. Su gélidez sirve para guardar distancias con la acción, aunque bajo mi criterio, son demasiadas, ya que no solo no emociona lo que debería emocionar (nunca llegando a la banalidad) sino que parece más bien un mosaico de situaciones y sensaciones a medio gas quedándose en un film dramático poco consistente.

Las actuaciones son correctas, destacando por encima de todas la de Jennifer Lawrence, sin lugar a dudas lo mejor de la película. Del resto tenemos a una limitada Kim Basinger (actriz sobrevalorada donde las haya), un inexpresivo Joaquim De Almeida y una Charlize Theron que aunque contenida, ofrece una actuación por debajo de sus posibilidades, optando por esa nueva moda de mostrar un look desaliñado (sin ir más lejos, como el caso de Brad Pitt en “Babel” (2006)) en busca de un ansiado premio que evidentemente no llegó. Personalmente me parece mejor actriz de lo que ofrece en este film -eso ya se puedo ver en “En el valle de Elah” (2007) con su correctísima actuación-, porque a pesar de sus carencias, posee una presencia destacable. Al menos en “Lejos de la tierra quemada” no recurre a la sobreactuación de anteriores trabajos claramente sobrevalorados, como es el caso de la horrenda “Monster” (2003) de Patty Jenkins.

lejostierraq1

lejostierraq4

Visionando el film un servidor deduce que o bien el cineasta mexicano no ha tenido libertad absoluta (con el ansiado final cut) para rodar ciertas escenas o bien la falta de experiencia en el terreno y sus claras miras a las formas en que Iñárritu planificaba, le han privado de que algunos momentos posean un mejor acabado.

Pongamos un claro ejemplo de ello: la escena (segunda captura adjuntada en esta crítica) en que Carlos (José María Yazpik) va a visitar al hospital a Santiago (Danny Pino), el cual acaba de tener un grave accidente con la avioneta. Dicha escena está estupendamente resuelta porque siempre se ve desde el punto de vista de María (Tesse La), observando desde el cristal lo que ocurre en la habitación, mientras padre (Santiago) y amigo (Carlos) discuten sobre algo que ni el espectador puede adivinar, representando la tristeza del momento con esa lágrima que recorre el rostro de María. Y es lo que muchas veces se ha comentado: la dificultad en el cine actual de aguantar planos o primeros planos. He aquí un ejemplo. Lejos de aquel famoso primer plano de la maravillosa Gong Li que Zhang Yimou rodó en “La linterna roja” (1991), aquí Arriaga en vez de mantener el plano intentando expresar o inspirar mediante la exploración del rostro humano (en este caso de Maria), corta la escena relegándola de ser algo realmente interesante y destacable.

A parte de esas escenas que personalmente no me convencen en su acabado, no podemos obviar ese final de película tan empalagoso como mediocre, que bien podría haber sido un spot de tv de la campaña de marketing del film. El final, aunque formalmente interesante, resulta muy forzado, estructurado en ese mini videoclip resumen de la película usando esa manera tan poco sutil de relacionar los acontecimientos al son de una música claramente santaolalliana. Un final que nos recuerda al de otra pesadilla cinematográfica llamada “Crash” (2004) de Paul Haggis.

lejostierraq3

El esfuerzo por el cineasta mexicano de contarnos esta historia fronteriza de amores imposibles, desiertos naturales y anímicos, sentimientos abruptos, adulterios, asesinatos, familias enfrentadas y redención es estimable pero insuficiente, supongo porque siempre da la sensación de que puede dar más, está todo a medio camino y que en conjunto no ofrece algo lo necesariamente potente como para que el espectador se sienta interesado e identificado emocionalmente (tanto con sus personajes como con la historia que nos narra). Se queda en una especie de revisión mexicana de Romeo y Julieta pasada por la brocha gorda de “Babel“, con un poquejo de fatalismo made in “Crash“.

Guillermo Arriaga siempre ha sido un guionista claramente sobrevalorado, pues sus guiones rezuman fatalismo inverosímil, hiperdramatismo caduco y se estructuran en un montaje acronológico jamás justificado. En su debut como director, aún cumpliendo en el apartado formal (en ocasiones con cierto esteticismo gratuito), sigue en la misma senda y empezamos a pensar que el problema es que es incapaz de ofrecer algo diferente.

[1] Recordemos que Arriaga ha firmado todos los guiones de todas las películas de Alejandro González Iñárritu, hasta “Babel” (2006) que supuso el fin de su colaboración profesional y de su amistad.


Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top