Criticas Drama Histórico

Crítica: “Las hermanas Bolena” (Justin Chadwick, 2008)

bolena1A falta de ver la obra de Lubitsch respecto a la historia de Ana Bolena, que presumiblemente será mucho más notable, recalquemos ya que el film de Chadwick es un panfletito pasteloso de cuidado. No solo echa para atrás su narrativa telenovelesca y su marcado tono televisivo (pero en cutre, a lo Falcon Crest casi) sino que para más inri, posee un ritmo que a uno inevitablemente le hace dar varias cabezadas mientras la visiona, al menos a un servidor.

Es de aquellos films que son olvidados una vez abandonas la sala -cosa que dice muy poco de la película-, cuya historia es interesante pero es contada y filmada con poca soltura y con una factura que deja mucho que desear.

Históricamente hablando, su fidelidad está en tela de juicio en algunos momentos, y doy por seguro que se toma las “divertidas” licencias de turno, como tantas otras pelis de ahora (¿verdad Ridley Scott?), aunque veríamos haber si el bestseller de Philippa Gregory ya no se las tomaba…

Sobre las actuaciones, destacar a una sobre las demás: la de Natalie Portman, que está sensacional como Ana Bolena. Es lo único salvable de esta mediocre película, pues Scarlett Johansson está correcta sin más y a Eric Bana (que ya demostró sus dotes de pasotismo en la insufrible Lucky you del amigo Hanson) se le ve poco motivado en el papel de rey calienturiento, y no me extraña pues su personaje es tremendamente simplón, plano y para nada perfilado (sigo pensando que aceptó su aburrido papel tras saber el jugoso casting femenino). Natalie no solo es de los pocos atractivos de la cinta, sino que además se come al resto del casting, entregándonos una interpretación sólida y ciertamente remarcable. Excepcional actriz donde las haya.

bolena2

Como comentaba anteriormente, la cinta posee una dirección poco destacable. Está claro que para el tipo de historia, la mínima intromisión por parte del director sería la mejor solución, es decir, una realización suave, casi invisible pero controlada y eficaz. En cambio el Chadwick de las narices nos “complace” con un vaivén del típico plano-contraplano en conversaciones, que personalmente me molesta o un uso del montaje y sonido realmente fuera de lugar (esas escenas de los caballos entrando en plano con ese estruendoso sonido). La cinta se escuda en la falta de pretensiones para esconder su tremenda vacuidad artística, y es un hecho.

Y desde aquí nos preguntamos, ¿porqué ahora de repente tanto interés en estas hermanas y en la historia sobre el rey Enrique VIII, no solo en el film que comentamos sino también en la serie televisiva Los Tudor?.

Si os gustan las cintas de amoríos, celos, pasión y demás, todo ello envuelto en una trama de perfecto panfleto pasteloso, no dudéis en ir al cine y verla. Pero si por el contrario, no queréis tener una siesta de 7 euros, ni sufrir de una factura demasiado propia de la tv inglesa más castigada, disfrutar en casita de otros films pendientes. Aunque algo os diré, solo por ver a Portman como Ana Bolena, creo que ya merece la pena, pero únicamente por ello. Pero reitero, la cinta se escuda en la falta de pretensiones para esconder su tremenda vacuidad artística.


Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top