Ciencia Ficción Criticas Drama

Crítica: “La fuga de Logan” (Michael Anderson, 1976)

logansrun_posterEn el siglo XXIII, la vida transcurre de forma plácida en una megalópolis ultramoderna, rodeada de cúpulas gigantescas hechas con un material semejante al cristal. En ella, sus parques resplandecen y las aceras están conectadas por laberintos. Sus habitantes dedican la mayor parte del tiempo a gozar de los placeres de la vida. Para ello cuentan con tiendas en las que pueden cambiar de personalidad y aspecto físico, gracias a la cirugía plástica instantánea. Aunque todo tiene un pero: sus vidas deben terminar a los 30 años.

Individuos que se cuestionan el sistema e inquietas por saber y sobrevivir, intentan huir de su efimera y preconcebida existencia en busca de un lugar llamado “Santuario“. Logan (Michael York), un vigilante de escapistas, ahora se verá en la obligación de escapar junto a Jessica 6 (Jenny Agutter), perseguidos ambos por Francis, ex-compañero de Logan y policía asesino, con el fin de imponer la justícia.

Tras la dorada década de los años 50 en cuanto a cine de ciencia-ficción se refiere (especial mención a la mítica “The twilight zone“, posiblemente una de las mejores series realizadas para la pequeña pantalla, con una factura plenamente cinematográfica), el final de los 60 y los 70 supuso un resurgimiento que desembocó en la no menos fructífera, década de los 80. Sin olvidarnos de la maestría mostrada por Truffaut en la, por algunos olvidada, “Fahrenheit 451“, el enorme talento visual y narrativo que ofreció Kubrick en “2001: Una odisea del espacio” (para un servidor, la mejor película de la historia) animó a otros realizadores a probar suerte en producciones entorno a distopías futuras de lo más interesante. Durante esos años se estrenaron cintas tan míticas como “El planeta de los simios” (1968) de Franklin J. Schaffner, “Solaris” (1972) de Andrei Tarkovsky (posiblemente el único que se ha acercado tanto visualmente como filosóficamente a la obra de Kubrick), “Naves misteriosas” (1972) de Douglas Trumbull, la extraña “THX 1138” (1971) de George Lucas o la misma “La fuga de Logan” (1976) de Michael Anderson.

Muchos de las hallazgos que todavía hoy en día se atribuyen a “La guerra de las galaxias” (1977) de George Lucas (sin negar que sea todo un clásico y un referente dentro del género), provenían de ideas de películas de años anteriores. Quien realmente revolucionó la manera de representar los FX en el cine de dicho género y le otorgó un carácter más filosófico y profundo fue Kubrick, aunque Lucas lo llevaría posteriormente a terrenos más comerciales y lúdicos.

La fuga de Logan” es una de esas películas claramente a reivindicar, un clásico setentero olvidado o desconocido tristemente por las nuevas generaciones y sin esperanzas de que la televisión pública abandone su afán de basar su programación en reality’s de turno y vuelva a confiar en el buen cine. El film es una libre adaptación de la novela de William F. Nolan y George Clayton Johnson publicada en 1966, cuya mayor diferencia radica en el límite de edad impuesta por ese sistema totalitario de control de población: en la novela eran 21 años, en el film son 30 (supongo que para que tener más margen con los actores).

logansrun1

Otras diferencias importantes serían el cambio de algunos nombres (del Logan 3 del libro al Logan 5 del film), los sentimientos de Logan 5 hacia Jessica 6 (en la novela está claramente enamorado, en el film es todo más ambiguo hasta la parte final), la motivación que mueve al personaje de Logan (en la novela es sobre todo la de transformarse en fugitivo para acompañar a Jessica 6 por amor, mientras que en el film Logan es enviado para la localización de aquellos que, a pesar del férreo control, han logrado huir al exterior despojándose de su sacrificio y formando una sociedad alternativa). Sobre todo, Logan 5 es enviado para encontrar y destruir el “Santuario“, lugar que en el libro parece existir en el espacio en algún lugar cercano a Marte, pero que en la película todo parece que se trate de un mito.

El film está claramente dividido en dos partes. Una primera parte futurista y psicodelica y una segunda parte clásica y reveladora (como una vuelta a los origenes o el final del camino hacia la verdad). La primera mitad del film nos presenta una cuidad de corte tan futurista como retro (con un diseño de producción, decorados y vestuario -calificados por algunos como de hortera- fascinantes, por muchas críticas que reciba en ese aspecto, y unos FX[1] de corte tradicional realmente muy dignos para la época).

En dicha primera parte, podemos ver ese mundo futuro automatizado, organizado y controlado por un super ordenador claramente deudor del gran hermano orwelliano, en donde cada uno de los individuos dependiendo de su edad o sus funciones quedan diferenciados (e identificados) por sus vestimentas y el color de su identificador (una especie de diamante) en el centro de su mano. Individuos que confiesan en cabinas sus dudas o temores a esa computadora omnipresente, representada curiosamente con la imagen de un mesías: Jesucristo.

Un mundo lujoso, lleno de placeres y en donde no existen diferencias sociales evidentes, pero cuando los habitantes alcanzan los 30 años son asesinados (o como lo llaman ellos, renovados) en un diabólico ritual llamado “Carrusel“, todo para controlar la población (evidentemente los niños no nacen, son cultivados). Aquellos que osan escapar a su trágico destino, serán perseguidos por los vigilantes, hasta su exterminio. En “La fuga de Logan” podemos encontrar claras similitudes con “1984” de George Orwell o con “Un mundo feliz” de Aldous Huxley, en presentarnos esa sociedad falsamente gratificante y a la postre represiva.

logansrun3

Como pasaba en ambas novelas, en “La fuga de Logan” existe una humanidad saludable, con todo tipo de lujos, sin problemas psicológicos aparentes, con tecnología avanzada a su disposición y sin motivos para el cambio, pues todo está diseñado para ser supuestamente perfecto. La guerra y la pobreza han sido erradicadas y la felicidad parece reinar, incluso aceptan el terrible “carrusel” como algo festivo, como si de un circo romano se tratase. Esa sociedad tan perfecta y controlada al milímetro otorga tanto como extrae, pues de esa aparente felicidad forzada se pierden cosas tan vitales como la libertad individual, los valores, la cultura, el arte, la família y sobre todo, el amor.

Una primera mitad notable cuyo aire psicodelico es potenciado por la enorme banda sonora electrónica de Jerry Goldsmith, por una estética retro y por esos enormes y fantásticos escenarios (tan mejorables como eficaces) que van desde esas cúpulas o laberintos hasta los interiores, basados en la estructura de los centros comerciales.

La segunda mitad del film, sería el final de la huida de Logan 5 con Jessica 6, ya en el exterior, y el posterior descubrimiento de la verdad. De esa segunda mitad, de la cual no rebelaré demasiado, destacar algunas cosas: el robot Box (un guardián de lo más interesante, a pesar de contar con un diseño y acabado – excesivo en aluminio- algo desfasado), un Peter Ustinov como siempre colosal representando la mayor y única esperanza de una vida libre y natural o los espectaculares matte shots[2] de un “Santuario” (antiguamente la ciudad de Washington) -con esa impecable escena de la estatua de Abraham Lincoln llena de enredaderas- destruído por la guerra, la contaminación y la superpoblación.

El hecho de que la novela en ciertos aspectos difiera bastante con el film, no significa que éste por si solo no sea una estimable cinta de ciencia ficción. El film de Michael Anderson, posiblemente sea de los últimos en el uso de efectos tradicionales en manos de verdaderos artesanos de los trucajes (que en ciertas ocasiones se echan en falta en los tiempos que corren de digitalización excesiva), ya que al año siguiente se estrenaría la revolucionaría en muchos aspectos, cinta de George Lucas, que proseguería con lo alcanzado por el film de Kubrick en cuanto a efectos especiales y fotográficos, sin olvidar los sonoros.

logansrun2

Sobre la dirección de Michael Anderson decir que es correcta y sumamente dinámica. Anderson es un cineasta de lo más irregular y, no vamos a negarlo, justito, cuya filmografia cuenta con cintas estimables como “Las sandalias del pescador” (1968) o la entretenidísima (pero poco más) “La vuelta al mundo en 80 días“, aunque también con despropósitos del calibre de “Orca la ballena asesina” (1977) o la fallida “Conspiración en Berlín” (1966) entre otras. Para un servidor, su mejor película es justamente “La fuga de Logan“. No he podido ver todavía su versión de “1984” (1956), por tanto, no puedo opinar sobre ella.

Y como buen director británico, el casting, no era para menos, también británico. Un Michael York correcto y una Jenny Agutter absolutamente inexpresiva se dejan aleccionar por un colosal Peter Ustinov, el único que es capaz de otorgar alma a su personaje.

La fuga de Logan” es todo un clásico de la sci-fi de los 70, una de esas películas que parecen haber caído en el olvido y que estamos obligados a rescatar y reivindicar para las nuevas generaciones (más familiarizadas con productos como la espantosa “La isla” (2005), toda una burda copia de este film y de escritos de Philip K.Dick).

Una cinta bien realizada, que invita a la reflexión sin dejar de lado la evasión, sensiblemente ingenua en ciertos aspectos, pero que en conjunto supone una más que decente prueba de buen cine de género. Todo un canto a la libertad individual en contra de los sistemas totalitarios orwellianos.

Se espera un remake en 2010 producido por Joel Silver, supongo que para intentar llevarla más fielmente desde el punto de vista tecnológico, espero que sepan lo que hacen, pero de momento, y viendo quien produce, miedo me da.

Una fantástica parábola futurista llena de metáforas sobre la destrucción de nuestra sociedad.

[1] Considero que es incoherente intentar analizar los logros o tecnologías del pasado desde la potencialidad del presente, por tanto, se deben considerar siempre desde el punto de vista temporal a la realización del proyecto.

[2] Matte Shot (aluminio recortado) o Glass Shot (cristal): Se construye un cristal o aluminio enorme,se encaja sobre el paisaje y se pinta, para que no se note el trucaje.


2 Comentarios

2 comentarios

  1. rafael

    11/11/2009 at 09:55

    muy interesante tu crítica de esta peli, una de mis predilectas desde que era niño, todo haya que decirlo.
    como dices, haber si algún día la pasan de nuevo por televisión o algo.
    sobre el remake, quién sabe, igual hacen algo digno, pero ya veremos.

    buen blog, un saludo
    rafael

  2. Xavi Darko

    19/11/2009 at 20:23

    Gracias rafael. Si, es una peli a reinvindicar ya mismo. Una peli muy interesante.

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top