Criticas Drama

Crítica: “El regalo de Silvia” (Dionisio Pérez, 2003)

regalosilviaSilvia (Bárbara Goenaga) es una adolescente que ha tomado la decisión más importante de su corta existencia, quitarse la vida para donar sus órganos. Antes de hacerlo, deja claro su deseo en el vídeo diario en el que ha grabado sus confesiones más íntimas durante el último año.

De esta manera, tres personas reciben los órganos de Silvia. Carlos (Luis Tosar), un hombre con un incierto futuro laboral y una familia a su cargo, recibe el corazón.

A Inés (Adriana Domínguez), una joven ciega de nacimiento, le transplantan sus córneas. Y Mateo (Víctor Clavijo), un joven que vive al límite de la ley, recibe el hígado de Silvia. El regalo de Silvia está formada básicamente por 4 personajes cada uno con su historia y como pilar básico , que decide el tono emocional de la cinta, es el diario grabado en vídeo de Silvia. Un diario en donde cuenta sus problemas, sus ilusiones, sus alegrías, sus enfados, su desesperación y su tristeza. Su verdadero regalo es la vida. Ella no sabe como utilizar su vida, sabe que jamás será feliz y a parte haga lo que haga siempre hay problemas añadidos, prefiere vivir dando vida a los demás, regalar sus organos para dar felicidad.

Las historias a diferencia de muchas películas por ejemplo independientes, no se interrelacionan, no hay un nexo de unión etre todas ellas, no son las típicas historias entrecruzadas al estilo Robert Altman, Paul Thomas Anderson o Jim Jarmush entre otros. Son historias independientes pero con cosas en común, es decir, complementarias. Empecemos por el inicio del film, tras unos títulos de créditos fantásticos amenizados con la música de Jorge Aliaga, se inicia con Silvia relatando su momento anímico y mostrando felicidad por haber encontrado por fin el verdadero sentido a su vida: morir para salvar a los demás, dar la felicidad que ella no puede alcanzar a otros que si puedan. Abandonar su existencia infeliz para otorgar vida y prolongar la salud ajena.
A partir de ahí, se inician las 3 historias, 3 personajes los cuales han sido donados con órganos de Silvia: corazón, córneas e higado.

En el film, ninguno de esos 3 personajes sabe usar con cabeza sus respectivos “regalos”. Eso viene a decir que todos nosotros no apreciamos lo que tenemos ni la propia vida hasta que no ocurre algo grave, a los personajes les pasa exactamente igual.

La historia de INÉS:

El proceso de aprender a observar A Inés (Adriana Domínguez) le acaban de trasplantar las córneas. Es una forma de volver a vivir, de descubrir ese mundo imaginado por el tacto, de dibujar visualmente su entorno mediante ese continuo devenir de colores. En su historia, tenemos grandes planos, planos secuencias que muestran perfectamente la forma de abrir el campo como si fueramos Inés y descubrieramos la inmensidad del mundo y de los colores.

silvia02

Los colores son muy presentes en su historia, desde el vestido naranja de su amiga Macarena (Katyna Huberman), el azul intenso del mar, los tonos del acuario (este tramo elegantisimamente rodado con steadycam). Dicho historia pasa de la oscuridad y casi desenfoque a tonos más claros y abiertos (ver ese final por ejemplo).

También destacable es como Inés aprende a usar la mirada por primera vez, saber que la mirada es también seducción, y que es lo único que jamás miente (como también comenta Silvia en su videodiario). Ver esa escena en la cama con Román (Ginés García Millán) en donde dice en la oscuridad: “Quiero verte”.

Es un episodio sobre como juzgamos con solo observar, sobre como miramos el mundo y como nos dejamos llevar siempre por las trampas que nos hace la vista en nuestras vidas, que muchas veces son puras ilusiones.

La historia de MATEO:

Como aprender a rectificar o como enderezar una vida marginal Mateo (Víctor Clavijo) acaba de ser operado de trasplante de hígado. Su problema con el alcohol ya viene de lejos. Él vive en un entorno marginal, lleno de delicuencia y barrios obreros pobres. Al recibir el “regalo” de Silvia no lo valora, y al verse algo forzado por su personas del entorno, pues decide dejarse llevar , volver a beber, y de nuevo recaer en la delicuencia. En un trabajo, se queda inconsciente debido a sus problemas hepáticos y al haber consumido alcohol sin control, es detenido por la polícia y encarcelado un tiempo. Al salir decide de una vez por todas cambiar de aires y salir de todo eso. Se hace amigo de Rubén (Pablo Galán), un chico muy joven que ya está metido en ese mundo de la delicuencia, y él se siente como su protector y no quiere permitir que le suceda algo como a él, porque se ve reflejado en él ya que también empezó muy joven en eso.

silvia09

Es un episodio que lleva a la reflexión, quizás el que más, y de nuevo la fotografía ayuda, y de qué manera, a mostrar el estado de los personajes. Aquí nos encontramos una fotografía de tonos ocres, amarillos, industriales, como de algo viejo, algo que ya no sirve, algo turbio. Una fotografía que es la representación gráfica del sitio donde vive Mateo, un sitio marginal.

La historia de CARLOS:

Como no valorar lo que se tiene y las consecuencias de las ansias de poder Carlos (Luis Tosar) es una persona a la que acaban de operar a vida o muerte y al fin se le ha podido realizar con total éxito el transplante de corazón. Él lleva el corazón de Silvia.

A parte de eso, está viviendo una etapa laboral complicada, se siente ante la necesidad de conseguir algo decente ya que se siente responsable de su mujer e hijas. Ello le lleva a una fábrica a trabajar en una cadena de montaje de alimentación. Hace amistades con sus compañeros y parece que la vida no le va del todo mal. Le proponen ascender a encargado con lo que cobraria más y le darian total seguridad de continuar en la empresa. Él acepta y se compra una casa enorme en un lujoso barrio, podriamos decir que con ese trabajo “hipoteca” a su familia.

Su nuevo puesto no es lo esperado, deberá despedir a muchos de sus compañeros. Su corazón se volverá frío, su existencia monótona. De ahí los planos realizados por el director en este episodio, simples, directos, con un encuadre cerrado, bastante quietos como si se tratara del trabajo de Carlos e incluso la fotografía usada: tonos azulados y metálicos, metálicos por la fábrica y azulados por el cambio de carácter de Carlos, de ese corazón helado. las consecuencias del ansia de poder y de mejorar le llevan a enemistades. Aunque su fondo es bueno, todo ello lo hace por su familia.

A pesar de que pueda parecer un autentico cabrón, no es así, sufre muchísimo con todo esto e incluso le lleva a un amago de infarto. Pero finalmente sale de todo eso.

El pilar del film: SILVIA

La postura es respetable pero no entendible. Una persona saludable pero infeliz, siempre podrá ser feliz poniendo su voluntad y empeño. Cierto es que normalmente las personas que más sufren son muchas veces las que más valen y por las que merece la pena vivir en este mundo. Su diario conmueve y hace reflexionar sobre la absurda competencia del mundo actual y su visión de esta sociedad tan materialista y superficial.

Su diario sirve de “guión anímico” para las demás historias, que en parte todas tienen algo de Silvia. El tramo/s en que sale Silvia está en un tono documentalista tipo camara de video claro está para diferenciarlo del resto de historias y dotarle realismo.

silvia

Dionisio Pérez realiza un trabajo realmente sorprendente, poco conocido lamentablemente y sólido. Una historia de vidas que no se entrecruzan sino que son complementarias, una película sobre muchísimas cosas con multitud de detalles a destacar. Me parece fabulosa la decisión de rodar de forma algo diferente técnicamente hablando las 3 historias y el diario.

La elección de usar diferentes fotografías para las historias es otro gran acierto y además tiene un porqué el uso de dichos tonos. Las actuaciones son maravillosas. Empezando por Bárbara Goenaga, que nos presenta una Silvia fabulosa. Sola ante una cámara (siempre mirando a cámara con la dificultad que conlleva eso) realiza sus monólogos ante cámara, una terapia “recetada” por su psicólogo. Una actriz que a mi me encanta ya no solo por su siempre excelente trabajo en el cine sino también por su belleza diferente.
Luis Tosar como siempre impresionante. Un actor de los que ya no quedan. Capaz como nadie de hacer desde personajes bondadosos hasta crueles.

En esta película no es ya una sorpresa que esté genial, es lo normal en el gran Luis Tosar. Víctor Clavijo posiblemente tenga aquí una de sus mejores actuaciones, y es una de las más destacables del film. Un personaje llenísimo de matices, que tras su máscara de tipo duro tenemos a una persona con corazón y que valora a sus amistades y a quienes le quieren.

Lo cierto es que tampoco me ha sorprendido, ya sabía de la calidad de Clavijo. Una gran interpretación que fue justa nominada al goya a mejor actor revelación. Me consta que se preparó muchísimo para este papel, entrevistandose con enfermos de hígado, transplantados y médicos expertos en el tema. Adriana Domínguez como Inés tampoco baja el nivel, ver cualquier escena del paso de ceguera a la visión. Fantástica esa escena por la calle tocando las ropas y cerrando los ojos. El resto del reparto ya secundarios, pues bien sin más. La música de Jorge Aliaga también muy acorde con el tipo de drama que se nos cuenta. El regalo de Silvia es una pequeña gran película y posiblemente semidesconocida pero en mi opinión funciona y está llena de cosas para elogiarla.

Una película notable en su realización, mucho más honesta que films grnadilocuentes y mucho más manipuladores como “Siete almas“, y con unas actuaciones eficaces. Adiós Silvia.


Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top