Criticas Suspense

Crítica: “Bosque de sombras” (Koldo Serra, 2006)

backwoodsKoldo Serra gracias a su ópera prima, con una inteligente mezcla de géneros (desde thriller hasta western) y lleno de referencias cinéfilas que van desde Peckinpah a Boorman pasando por Saura, ha conseguido una pizca de luz en el consabido infecto panorama cinematográfico nacional. Y es que ¡ya era hora de ver un producto tan interesante y fresco como éste!.

Y no crean que por mis entusiastas palabras estemos ante una película perfecta ni nada eso, lo que ocurre es que el cine patrio no nos tiene acostumbrados a productos decentes y menos de género, en donde suelen abundar películas en muchas ocasiones perfectamente olvidables, por no decir otra cosa, pero prefiero no herir sensibilidades a los defensores a ultranza del cine español o a los directores afectados xD.

Bosque de sombras” a pesar de su (muy) mejorable guión o de su mejorable casting en algunos papeles (¿Por qué los espectadores tenemos que seguir sufriendo ver en pantalla a Aitana Sánchez Gijón?), es un film con una factura ciertamente destacable, una ambientación y fotografía magnífica a cargo de Unax Mendia, unas actuaciones más que decentes de Gary Oldman y Lluis Omar y un retrato sobre la deshumanización que recuerda claramente a “Perros de paja” de Sam Peckinpah, “Deliverance” de John Boorman, incluso al cine de Alexandre Aja, tanto en “Alta tensión” como en “Las colinas tienen ojos” (en este caso, incluyendo una tremenda patada al estomago al american way of life) con esa vuelta a los origenes más primitivos en donde la supervivencia ha substituido a esa comodidad que caracteriza la clase media, alejada de esa violencia más puramente animal. Personajes que una vez entrada en esa espiral son incapaces de salir, despojandose de toda racionalidad y dejando salir su lado más puramente animal. Son cazadores o presas, de ellos depende.

Pero a diferencia de como muchos opinan, considero que “Bosque de sombras” no copia, sino rinde homenaje a este tipo de cine, al cine americano de la violencia (desde westerns de Anthony Mann (“Colorado Jim“) hasta cintas de cineastas como Sam Peckinpah, John Boorman), spaguetti western de Sergio Leone (“La muerte tenía un precio“), y a un determinado cine español (Carlos Saura , José Luis Borau, etc…).

Como comentaba, el guión es ciertamente mejorable, el reflejo de los pueblos vascos es un poco exagerado (bajo mi punto de vista), contiene muchos puntos en común (quizás demasiados) con la pelicula de Peckinpah y sin la fuerza visual que imprime Serra a las imagenes, se quedaria en una historia que le falta algo más de dramatismo y tensión, aún en su segundo mitad del film ser conseguida.

backwoods1

backwoods2

La deshumanización tras un acto trascendental funciona como una metamorfosis de personalidades, actos y conductas. Ese último duelo bajo la lluvía, ese intercambio de miradas convierten esa escena en una de las más poderosas del film. Una escena sin lugar a la piedad y compasión, se ha traspasado la barrera que separa la cordura de la locura y ya no hay vuelta atrás.

A pesar de que es un film irregular y con algunos fallos, para el que escribe esto, le ha parecido de lo más entretenida, con un acertado Gary Oldman (de nuevo, nos regala otra interesantísima creación, un Lluis Homar (como siempre) sensacional, un contraste con el sonido de la txalaparta, la importancia del sonido en el film (truenos, la lluvía (en ese final a lo “Sin perdón” salvando las enormes distancias), el sonido del bosque, etc..), una puesta en escena magnífica que denota que detrás hay un autor a tener en cuenta, una fotografía gris y oscura magnífica y sobre todo un relato sobre la deshumanización con una lucha interna del hombre y su relación con la naturaleza (parece como si el entorno salvaje hubiera absorvido su racionalidad y su sentido común). Lástima que Serra no consiga un definido discurso propio y ahoge con el homenaje a la cinta de Peckinpah. Algo totalmente inverso a lo que Tarantino hace en sus films, collages con constantes referencias y homenajes, pero siempre con su sello característico.


4 Comentarios

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top